Catedral Anglicana de Liverpool

Tras caminar tranquilamente por Duke Street y hacer una pequeña incursión por el pequeño China Town de Liverpool, visitamos la imponente Catedral Anglicana de Liverpool.

La antigua pero moderna Catedral Anglicana de Liverpool

Buscando información sobre qué ver y hacer en Liverpool leí en varios sitios acerca de esta catedral y sus peculiaridades, y en general, la opinión de la mayoría de las personas que la habían visitado era la misma, incluso hubo algunas que me llamaron la atención especialmente por describirla como “esperpento” o “aberración”. Y bueno, parte de razón no les falta, pero tampoco es para ponerse así. Es decir, no es una catedral típica, no es antigua, y en ella encuentras cosas que no encontrarías en el 99% de las catedrales del mundo, pero la otra catedral de Liverpool tampoco es nada típica y sobre ella si hablan maravillas, con razón, por cierto.

Catedral Anglicana de Liverpool

Catedral Anglicana de Liverpool

Catedral Anglicana de Liverpool

Para ponernos en situación, hay que decir que esta catedral, que presume de ser la más grande de Reino Unido y la séptima del mundo, comenzó a construirse hace tan sólo 110 años, en 1904, y no se dio por terminada hasta el 78 del pasado siglo, por lo que es un edificio de construcción bastante reciente, aunque por su aspecto cualquiera diría que es mucho más antigua ya que está totalmente construida con ladrillo de arenisca roja. Por tanto, no puede parecer una catedral clásica pues no lo es, y no creo que en ningún momento hayan pretendido que lo sea.

Catedral Anglicana de Liverpool

Catedral Anglicana de Liverpool

Catedral Anglicana de Liverpool

Catedral Anglicana de Liverpool

Catedral Anglicana de Liverpool

¿Culto o negocio?

Pero la cosa va más allá de la construcción en sí. Una vez en su interior, te das cuenta inmediatamente de que se trata de un lugar peculiar, diferente en muchos sentidos, concebido para el culto pero también para hacer negocio como muchos critican, o para atraer al pueblo de una forma diferente, según se mire. Y es que se hacen visitas teatralizadas, puedes comprar montones de souvenirs en una enorme y moderna tienda, tomarte un café en la cafetería, o degustar el menú del día de su restaurante. Sí, un restaurante dentro de la misma catedral, a escasos metros de las sillas donde la gente escucha la misa, en lo que han llamado “Centro de Visitantes”, y que costó unos dos millones de libras.

Catedral Anglicana de Liverpool

Catedral Anglicana de Liverpool

Catedral Anglicana de Liverpool

Catedral Anglicana de Liverpool

Pero aún hay más. A lo largo y ancho de todo el edificio hay distribuidas varias pantallas de gran tamaño para que no te pierdas detalle del evento si no tienes un buen sitio, o si estás paseando por otra zona. Y lo más llamativo, que en mi opinión es una pasada, es un letrero luminoso de color rosa intenso en el que podemos leer “I felt you and I knew you loved me“, o lo que es lo mismo: Te sentí y supe que me amabas. A mi me parece una idea espectacular.

Catedral Anglicana de Liverpool

Catedral Anglicana de Liverpool

Catedral Anglicana de Liverpool

Pues bien, ¿qué tiene todo esto de malo? Yo creo que es un ejemplo a seguir por otras catedrales, sin pasarse, pero una forma de lograr ser económicamente sostenible y, tal vez, llegar a un público que de otra manera no se interesaría por el lugar, o por la religión. Yo no puedo más que decir que me encantó y lo considero una visita obligatoria si se viaja a Liverpool, aunque dudo que fuera a diario a escuchar misa.

Catedral Anglicana de Liverpool

Catedral Anglicana de Liverpool

Catedral Anglicana de Liverpool

Liverpool desde lo alto de la torre de la Catedral

Otra cosa que me gustó mucho fue subir a la enorme torre de 101 metros de altura desde la que es posible ver toda la ciudad. Lo primero, has de recorrer varios pasillos y tomar un par de ascensores que te llevan a una zona intermedia desde la cual comienzas a subir escaleras. Durante el ascenso te van informando de que puedes subir una foto a Twitter y etiquetarla con el Hashtag #TweetFromTheTower, nombrando a la cuenta de la catedral: @LivCathedral. Obviamente lo hice.

Vistas desde la Torre de la Catedral Anglicana de Liverpool

Vistas desde la Torre de la Catedral Anglicana de Liverpool

Vistas desde la Torre de la Catedral Anglicana de Liverpool

Liverpool es una ciudad casi plana, y la Catedral Anglicana se encuentra situada sobre el monte St. James, por lo que desde allí se domina toda la ciudad, el río Mersey y en un día claro hasta los montes Peninos. Bonito, ¿verdad?

Vistas desde la Torre de la Catedral Anglicana de Liverpool

Vistas desde la Torre de la Catedral Anglicana de Liverpool

Vistas desde la Torre de la Catedral Anglicana de Liverpool

Vistas desde la Torre de la Catedral Anglicana de Liverpool

Vistas desde la Torre de la Catedral Anglicana de Liverpool

Vistas desde la Torre de la Catedral Anglicana de Liverpool

Vistas desde la Torre de la Catedral Anglicana de Liverpool

Vistas desde la Torre de la Catedral Anglicana de Liverpool

Vistas desde la Torre de la Catedral Anglicana de Liverpool

Vistas desde la Torre de la Catedral Anglicana de Liverpool

St James Garden, un cementerio convertido en jardín

Para terminar con la visita a la catedral, una vez salimos de la misma, hay que dirigirse hacia la escondida entrada del tétrico jardín de St. James, donde antiguamente había un cementerio y se han integrado muchas de las lápidas entre las zonas verdes. Sin miedo, allí la gente pasea y hace picnic entre las tumbas, ¡no te lo puedes perder!

St James Garden Liverpool

St James Garden Liverpool