Santiago de Chile

Envidio a la gente que puede dormir en los aviones pues se ahorra horas de ver pasar nubes por la ventana cuando viaja. Tras doce largas horas dentro del avión, por fin aterriza en el Aeropuerto Internacional Comodoro Arturo Merino Benítez. Fin de trayecto, estaba en Santiago de Chile. El vuelo fue directo desde Madrid con Iberia. Despegó sobre las 24:00, la noche de Reyes, y llegó al destino a las 10 de la mañana hora local. Genial regalo de Reyes.

Hacía un día espléndido, teniendo en cuenta que en Madrid la temperatura estaba bajo cero al partir, llegar con unos 20 grados era todo un lujo. Cuando allí es verano aquí es invierno y al revés, es lo que tiene viajar al sur del planeta. Pero si viajas tan al sur has de tener en cuenta una cosa muy importante que yo ignoraba: la radiación solar por el efecto del agujero de ozono es muy alta, por lo que si no te has llevado un buen protector deberías buscarlo cuanto antes. De lo contrario, aparte del riesgo que supone la exposición a esa radiación, te quemarás la piel con facilidad, lo digo por experiencia.

Viajando a Santiago de Chile

Para ir desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad creo que la mejor opción es un taxi, o tal vez un coche de alquiler. Digo creo ya que a mi me llevaron por lo que no pude probarlo. Las mejores rutas para llegar por carretera son la autopista de peaje Costanera Norte o desde la Autopista Vespucio Norte Express. Apenas hay 18 kilómetros al centro de Santiago pero no hay tren ni metro directos, al menos en el momento es que escribo esto.

Por suerte el jetlag no es muy acusado, tan solo hay cuatro horas de diferencia entre Chile y España por lo que lo más que te puede pasar los primeros días es que te desveles y te duermas de madrugada cuatro horas más tarde de tu hora habitual. Pero eso no es excusa para no madrugar, ¡hay que levantarse bien pronto para ver la ciudad!

Cerro San Cristobal - Santiago de Chile

Cerro San Cristobal - Santiago de Chile

Cerro San Cristobal - Santiago de Chile

Desde la primera toma de contacto con la ciudad te das cuenta de que está muy europeizada, al menos esa es la impresión que yo tuve, aunque también se perciben detalles más típicos de Norteamérica. Existe una mezcla de grandes y modernos edificios con otros más clásicos. En los modernos apreciamos por sus diseños vanguardistas que claramente se trata de un país de grandes arquitectos, bien preparados para lidiar con el serio problema de los terremotos en grandes edificaciones que padecen en Chile. Hablando de terremotos, apenas hacía dos semanas que regresé a Madrid cuando tuvo lugar el último temblor fuerte que provocó importantes daños en el país.

Santiago de Chile

Santiago de Chile

Santiago de Chile

El Golf - Santiago de Chile

El Golf - Santiago de Chile

Nueva Las Condes - Santiago de Chile

Santiago de Chile

Santiago de Chile

El Golf - Santiago de Chile

El Golf - Santiago de Chile

La capital de Chile tiene más de 5 millones de habitantes y es bastante extensa ya que muchos de sus barrios son residenciales, llenos de casitas bajas con su porche y jardín. Algo que me llamó mucho la atención fue la increíble fiebre de la construcción que allí se vive y que ha llenado la ciudad de grandes torres de apartamentos que salpican estos clásicos barrios residenciales, algo horrible en mi opinión.

Grandes avenidas y autopistas de peaje vertebran la ciudad. El tráfico es algo caótico aunque cualquiera que esté acostumbrado a circular por grandes ciudades se puede atrever a conducir por allí sin problemas. Los peajes se pagan automáticamente con un sistema de telepeaje, sin barreras ni taquillas.

Cerro San Cristobal - Santiago de Chile - Foto Victor Ferrando

Cerro San Cristobal - Santiago de Chile

Vistas desde el Cerro Santa Lucia - Santiago de Chile

Cerro Santa Lucia - Santiago de Chile

Las vistas de Santiago de Chile desde los Cerros Santa Lucía y San Cristobal

Imprescindible en la visita a la ciudad subir a los cerros Santa Lucía y San Cristóbal. Si puedes has de subir a este último en su funicular, las vistas de toda la ciudad desde sus cimas son realmente increíbles. También ir al Mercado Central a comer marisco fresco en su restaurante, en mi caso fue una mariscada completa por menos de 20€ por cabeza, vino, postre y cafés incluidos. Nada caro comparado con los precios españoles. Y otra opción muy interesante es el mercado de artesanía de Los Dominicos, en el que te adentras en un pequeño poblado lleno de casitas de madera donde se venden todo tipo de productos típicos, y otros mucho más curiosos. Por un buen rato parece que estás en cualquier sitio menos en mitad de una gran ciudad, y segurísimo que saldrás de allí con más de una cosa. Pero cuidado, ¡luego has de poder cerrar la maleta!

Santiago de Chile

Santiago de Chile

Santiago de Chile

El centro histórico de la ciudad se encuentra en la Plaza de Armas. En ella encontramos la Catedral Metropolitana, el Correo Central, el Museo Histórico Nacional y la Municipalidad de Santiago de Chile. También existe una moderna torre acristalada que ofrece un fuerte contraste con la catedral.

Guerreros de Xian - Santiago de Chile

Guerreros de Xian - Santiago de Chile

Plaza de Armas - Santiago de Chile

Plaza de Armas - Santiago de Chile

Catedral - Santiago de Chile

En la Plaza de la Constitución encontramos el imponente Palacio de la Moneda, sede de la presidencia de la República de Chile. Allí tuve una de las sorpresas del viaje, pues estaba en ese momento allí la exposición de los Guerreros de Xian que ha ido recorriendo diferentes ciudades del mundo en los últimos años. Puesto que no la había visto en España no quise perderme la oportunidad de verla en Santiago.

Otra opción cultural es ir al Museo Nacional de Bellas Artes.

Consejos para moverse en Santiago de Chile

La moneda utilizada en Chile es el Peso. Como en cualquier viaje hay que tener muy claro el cambio. En este momento 1 Euro vendrían a ser 617.49 pesos, a lo que habrá que añadir la comisión de las casas de cambio, por lo que con un euro apenas tendremos 600 pesos. Redondeando, 600 será la unidad que utilizamos para hacernos una idea de los precios.

El metro en Santiago de Chile es muy rápido, fluido y útil, aunque escaso en cuanto a itinerarios. Según he leído se está trabajando en ampliaciones y nuevas líneas, aunque aun tardarán algunos años en estar operativas. Hay precios por tramos horarios, tarifa de hora punta y normal, en hora punta en las estaciones y los trenes no te puedes ni mover, pero es la mejor forma de recorrer algunas zonas, eso sí, si pierdes un tren al momento tienes otro. Además el diseño de algunas de las estaciones es más que interesante, moderno pero funcional y muy atractivo, cosa que en Madrid no tenemos por ejemplo.

El taxi, considerado un lujo en muchas ciudades, es bastante barato al cambio con euros. Si estás cansado de todo el día caminando y decides recorrer en taxi una distancia de unos 20 minutos a pie para volver a tu hotel, apenas te costará unos 15 pesos, algo más de 2 euros, tal vez algo más en pleno centro.

El Golf - Santiago de Chile

Torre Entel - Santiago de Chile

Cerro San Cristobal - Santiago de Chile

Santiago de Chile

Santiago de Chile

Santiago de Chile

Santiago de Chile

Qué comer y beber en Santiago de Chile

En muchas tiendas al entrar te ofrecen PiscoSour, bebida típica de Chile (y de otros países de la zona) compuesta básicamente de Pisco y zumo de limón. Aunque es algo fuerte, no dudes en probarlo. Aparte de otras ocasiones donde me tomé unos cuantos, en una tienda de lapislázuli, sobre las 11 de la mañana, me tomé dos seguidos, con lo que animé un poco la mañana.

Chile es un país también con gran tradición vinícola. Tal vez el más conocido en España dentro de los tintos es el Casillero del Diablo, de Bodegas Concha y Toro, el cual tuve oportunidad de probar bien probado en varias ocasiones y que en mi opinión tiene bastante calidad, aunque según me comentaron se trata de un vino muy comercial y, palabras textuales: “de batalla”. Muy recomendable también probar los blancos pues tienen buena fama.

En cuanto a comidas, se dice que en Chile no hay una buena alimentación, imagino que se refieren a que la dieta no es muy saludable o muy equilibrada, sin embargo no tengo ninguna queja de lo que probé, al contrario. También es cierto que hay grandes diferencias entre la alimentación del día a día con la de un turista, pero pude probar varios asados y comidas típicas y estaban realmente buenas. Otras experiencias curiosas a nivel gastronómico fueron hacer una paella y el banquete de una boda, nada que ver con las bodas españolas, aunque sobre esto no puedo contar mucho…

Y el marisco, como ya he comentado se puede encontrar fresco y de una gran calidad a un precio más que razonable. Probar los locos, las machas y las centollas.

No puedes irte también sin probar un Barros Jarpa o un Barros Luco, sándwiches típicos chilenos. Hay sitios especializados en esto, aunque tambien puestos callejeros donde hacer un alto en el camino y reponer fuerzas.

Y por supuesto, si vas a estar varios días por alli has de ir al menos a pasar un día a Valparaiso, una ciudad increible junto al oceano pacífico que no te dejará indiferente. Pronto un post sobre la visita.

Cerro San Cristobal - Santiago de Chile

Mercado de los Dominicos - Santiago de Chile

Mercado de los Dominicos - Santiago de Chile

Mercado de los Dominicos - Santiago de Chile

Mercado de los Dominicos - Santiago de Chile

Mercado de los Dominicos - Santiago de Chile

Mercado de los Dominicos - Santiago de Chile

Mercado de los Dominicos - Santiago de Chile

Mercado de los Dominicos - Santiago de Chile

Indice del viaje a Chile
1 – Chile, el comienzo de todo
2 – Chile 1 – Impresiones sobre Santiago de Chile
3 – Chile 2 – Escapada a Valparaiso y Viña del Mar
4 – Chile 3 – Sobrevolando los Andes
5 – Chile 4 – Visita a la Pingüinera Seno Otway
6 – Chile 5 – Lago Grey y Lago Pehoé
7 – Chile 6 – Parque Nacional Torres del Paine
8 – Patagonia Chilena: Detalles que no te puedes perder

Sigue todas las escapadas en Twitter, Facebook o Instagram. No te lo pierdas!