Lavapiés es un barrio que me encanta, tal vez de los que más me gustan de todo Madrid. Aunque la primera vez que caminé por sus calles me causó una impresión rara y no me gustó. Pero hace un año, tras pasar una mañana con la cámara haciendo fotografías de Lavapies para captar sus rincones y detalles más curiosos, mi percepción cambió por completo. Y aún más después de pasar una temporada trabajando en pleno corazón del barrio. Aunque es cierto que le falta limpieza y que, a pesar de haber cambiado y mucho a mejor en los últimos años, aún queda mucho margen de mejora.

Lavapiés me gusta sobretodo a nivel fotográfico pues tiene grandísimas posibilidades. Siempre digo que una buena forma de abrir la mente es coger la cámara y perderse por las calles de un barrio como este, por eso en Madrid Travel Bloggers pensamos en organizar un PhotoWalk por sus calles, sin grandes pretensiones, sin que fuera un requisito tener una cámara réflex o conocimientos avanzados de fotografía, simplemente ganas de salir a la calle y mirar más allá de lo que habitualmente vemos.

Mi planteamiento para hacer un Photowalk es el siguiente:

Si viajas a una ciudad que no conoces, lo normal es que vayas a ver los monumentos típicos que vienen en las guías y, tal vez, algún que otro lugar diferente que te ha recomendado un amigo o conocido y que previamente has comprobado en internet que te va a gustar. Allí te encontrarás con gente y situaciones curiosas, detalles que pueden salirse de lo normal, pero hay pocas opciones de llegar a sacar fotografías excepcionales. Sin embargo si dedicas parte de tu visita a caminar por las calles de los barrios antiguos, olvidándote de mirar al suelo, o mirar el móvil, fijando la mirada en las personas que te rodean, las tiendas, las fachadas con sus balcones, es fácil que puedas toparte con un detalle fuera de lo normal y consigas esa foto especial.

Es lo que más me gusta hacer cuando viajo y gracias a ello hago fotos de cosas que están ahí pero que casi nadie que pase por el mismo sitio ve, o sí las ve pero no se fija en ellas.

Photowalk por Lavapies

Fotografías de Lavapies

Fotografías de Lavapies

Es la primera vez que he organizado un photowalk y, siendo crítico conmigo mismo, no ha salido como yo esperaba, fundamentalmente porque la primera parte del itinerario que elegí era un poco floja pero también tal vez porque era demasiado temprano y no había suficiente vida en la calle. A partir de las 12:30 todo mejoró, pues entramos en calles mucho más llamativas y había más animación en la calle. Además, por suerte, tuve la ayuda de Antonio Quinzán, del blog Viajes y Fotografía, quien se encargó de dar algunos trucos interesantes y motivar a los participantes a hacer cosas diferentes.

Fotografías de Lavapies

Fotografías de Lavapies

Fotografías de Lavapies

Fotografías de Lavapies en un Photowalk, la mejor forma de conocer el barrio

Comenzamos el recorrido en la misma Plaza de Lavapiés. Tras saludos y unas breves explicaciones, muy breves pues tampoco pretendíamos hacer algo profesional, salimos por la Calle Tribulete en dirección a la Tabacalera, donde nos encontramos con una pared en la que se ha dado libertad a algunos artistas urbanos para realizar sus obras.

Fotografiando Lavapiés en un Photowalk

Fotografiando Lavapiés en un Photowalk

Fotografiando Lavapiés en un Photowalk

Fotografiando Lavapiés en un Photowalk

A pesar de que como dije antes este primer tramo tuvo poco de interés a excepción de los murales de la Tabacalera, sí que nos encontramos con algunas corralas típicas, y balcones llamativos donde la gente se asoma a pasar el rato o ver la vida del barrio desde las alturas.

Photowalk por Lavapies

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Desde allí volvimos por la Miguel Servet hasta la Calle Valencia y luego entramos por Doctor Fourquet, donde hay un huerto urbano, o una plaza llamada “Esto es una plaza” donde en su puerta encontramos un carte que dice “Abrimos domingos y días soleados”. Tuvimos suerte de que fuera uno de los soleados y pudimos entrar a ver lo que allí hacen. Cultivos, inventos para aprovechar la luz del sol, arte urbano, y hasta unas pequeñas gradas construidas con palets.

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Los días soleados son buenos y malos a la vez. Buenos porque hay mucha luz, pero malos por la gran cantidad de sombras y contrastes que generan. Facilmente tenderemos a subir ISO para compensar las zonas de sombra pero entonces se nos quemarán las iluminadas o los cielos.

Controlar esto requiere de pasar muchas horas en la calle y tener la suficiente destreza para cambiar ajustes rápidamente en el momento en que veamos algo interesante. Dar prioridad a la apertura nos dará ventaja, pero las opciones de fallar son mucho mayores que las de un día con sombras, al menos a mi me sucede así.

Tras esto subimos hasta la Calle Argumosa donde empezamos a encontrar algo de vida en las terrazas de los muchos bares y restaurantes que hay a lo largo de toda la calle, y finalmente llegamos de nuevo a la Plaza de Lavapiés, mucho más llena de gente.

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Las plazas son lugares ideales para fotografiar gente, con discrección, a ser posible con un teleobjetivo. Una buena forma de disimular es colocarse en un punto fijo y hacer como que fotografías algo al fondo, entonces fotografias a la persona que viene caminando y haces como que sigues enfocando o esperando algo una vez esa persona ya ha pasado. Luego miras el resultado sin mirar a la persona, como si no existiera, y raramente pensará que la has fotografiado a ella, o sí… en cualquier caso si alguien viene a pedirte explicaciones responde con una sonrisa y le explicas que eres fotógrafo, blogger, o el motivo por el que estás haciendo fotos, enséñale la foto y coméntale qué vas a hacer con ella. Si te pide borrarla lo haces claramente, si no, siempre puedes decirle que se la envías por mail.

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Otra opción muy interesante es plantarte delante de una persona que te llame la atención y decirle que te gusta su forma de vestir, o su pelo, o lo que te haya llamado la atención, y que te gustaría hacerle alguna foto. Una sonrisa en la boca siempre ayudará a que diga que sí, y si dice que no, con la misma sonrisa le dices que lo entiendes y que no pasa nada.

Fotografías de Lavapies en un Photowalk

Fotografiando Lavapiés en un Photowalk

Fotografiando Lavapiés en un Photowalk

Tras un rato haciendo fotos a la gente que circulaba por la plaza decidimos reaundar la marcha. Me habría gustado recorrer las calles de Santa Isabel, Zurita o Tres Peces hasta el mercado de Antón Martín, pero se acercaba la hora de comer y aún quedaban cosas interesantes para ver, por lo que decidimos acortar y subir directamente por la Calle Ave María, que también estaba en los puntos fuertes de la ruta. Esta es una de las mejores zonas de Lavapiés y en ella encontramos bastante arte urbano, mezcla de culturas, terrazas y más detalles.

Fotografiando Lavapiés en un Photowalk

Fotografiando Lavapiés en un Photowalk

Fotografiando Lavapiés en un Photowalk

Fotografiando Lavapiés en un Photowalk

En Lavapiés conocí el significado del Shoeffiti, una nueva tendencia de arte urbano con significados ocultos que se ha puesto de moda en muchas ciudades del mundo y que en Malasaña o Lavapiés tiene sus mejores ejemplos. Ya hablé sobre ello en el blog, en un artículo diferente a lo habitual, pero en este caso voy a mostrar un ejemplo de que esta tendencia se les está yendo de las manos. Colgar zapatillas puede tener sentido, ¿pero colgar paraguas? ¿Se trata de un simple experimento o ya todo vale? ¿Lo llamarán umbrelliti? No, esto ya no me gusta.

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Pero sigamos con el recorrido. Por fin llegamos a la Calle Magdalena, junto a Antón Martín, y desde aquí fuimos hasta Tirso de Molina, caminando por los límites del barrio y una zona con mucha vida también que dió mucho juego para sacar fotografías de personas caminando, comprando o charlando.

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Y cuando parecía que ya ibamos a acabar nos volvimos a introducir en el Lavapiés más auténtico por la calle Jesús y María en busca de otro lugar curioso: una finca ocupada. Tras un rato sacando fotos de todos los detalles que adornan la fachada nos dirigimos hacia el final de la ruta, pero antes conocimos a un personaje simpático del barrio que se ofreció a posar para nosotros.

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Para acabar recorrimos la calle Encomienda hasta Embajadores, donde pusimos punto y final al Photowalk. A partir de aquí nos dedicamos a buscar un sitio para tomar unas cañas, comer unas tapas y celebrar que nos lo habíamos pasado genial haciendo fotografías de Lavapies y descubriendo uno de los barrios más interesantes de Madrid.

Las terrazas estaban llenas, así que nos metimos dentro de un bar, pero no sin antes sacar unas cuantas fotos de esas personas tomándo sus cañas o vinos en las terrazas de La Latina.

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies

Photowalk Lavapies