La primera vez que viajé a Chile me quedé con las ganas de navegar a los glaciares Balmaceda y Serrano.

Bueno, realmente sí navegué, pero el fuerte viento siempre presente en la Patagona hizo que el barco regresara a puerto antes de alcanzar su objetivo. Una pequeña decepción que puso un punto negativo a un viaje casi perfecto.

En mi segundo viaje a Patagonia quise volver a intentar esta navegación. Esta vez, a pesar de que la previsión de tiempo no era perfecta, y que en algún momento la tripulación del barco se llegó a plantear parar y regresar a la ciudad, conseguimos cruzar la zona de mayor oleaje y llegar a los glaciares.

Una nueva maravilla patagónica en forma de hielo por partida doble.

Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
Navegar hasta los Glaciares Balmaceda y Serrano deja escenas así de bonitas

Navegación a los Glaciares Balmaceda y Serrano desde Puerto Natales

La navegación a los Glaciares Balmaceda y Serrano comienza temprano. Sobre las 7:30 de la mañana me recogieron en el hotel, y a eso de las 19:30 horas llegaba de nuevo a la ciudad. Hay que madrugar y desayunar muy temprano, pero es un esfuerzo que merece la pena realizar.

Para contratar esta navegación, volví a contar con los servicios de Patagonia Planet, agencia especializada en tours por toda la zona de Puerto Natales y Torres del Paine. Con ellos también hice un tour Full Day en el Parque Nacional Torres del Paine, el trekking a la Base de las Torres, y un City Bike recorriendo Puerto Natales. Todo genial, muy recomendables.

Importante: Las navegaciones no se realizan durante los meses de invierno.

Navegación a los Glaciares Balmaceda y Serrano
Navegando por el Fiordo de Última Esperanza en busca de hielo
Navegación a los Glaciares Balmaceda y Serrano
Aproximándonos al Glaciar Balmaceda desde el barco

El trayecto parte desde Puerto Natales y se adentra en el Seno de Última Esperanza. Aunque a ratos el paisaje se vuelve monótono, hay momentos que te dejan con la boca abierta.

Antes de llegar al glaciar, el barco realiza un par de paradas. Primero podremos ver la Pared de Cormoranes, donde se agolpan cientos de estas aves en torno a un acantilado de piedra. Más tarde veremos la Cascada de los Cóndores, una espectacular caída de agua al fiordo.

Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
Paisajes que se pueden observar navegando por el Fiordo de Última Esperanza
Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
Uno de los saltos de agua que caen al fiordo
Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
La Cascada de los Cóndores

Durante la navegación, ofrecen un trago de whisky con hielos del glaciar, supuestamente hielo milenario.

Pero que nadie se crea la historia del hielo milenario. Realmente estos hielos no tienen miles de años. Los glaciares se forman en un proceso relativamente rápido y se van desplazando hasta que se rompen. Este proceso puede durar unas décadas, tal vez algunos trozos de hielo tengan más de un siglo, pero es poco probable que podamos disfrutar un trago con un trozo de hielo de más de mil años.

Aún sin tener mil años, es hielo del glaciar, y eso siempre motiva a tomar otro trago de whisky.

Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
El Glaciar Balmaceda
Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
Puntas de hielo del Glaciar Balmaceda
Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
El Glaciar Serrano cayendo a un mar de hielo

Primera parada: El Glaciar Balmaceda

El barco se acerca hasta el Glaciar Balmaceda de forma que se puede contemplar casi en su totalidad.

Los dos glaciares que visitamos en esta excursión pertenecen al Campo de Hielo Patagónico Sur. A esta enorme zona cubierta de hielo también pertenecen otros glaciares como el Perito Moreno.

El Glaciar Balmaceda es un glaciar colgante, ya que no llega directamente al mar. Los témpanos de hielo que se desprenden de la lengua de hielo caen al Fiordo de Última Esperanza desde lo alto.

Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
Esto es lo más que el barco se acerca al glaciar
Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
Precioso hielo azul del glaciar
Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
El Glaciar Balmaceda en uno de los puntos donde se rompe y cae al fiordo
Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
Detalle del hielo del Glaciar Balmaceda

Segunda parada: El Glaciar Serrano

Tras contemplar el Glaciar Balmaceda desde el barco, ponemos rumbo al segundo glaciar del día. En unos minutos llegamos a Puerto Toro, un pequeño embarcadero desde el que sale una ruta a través del bosque hasta el Glaciar Serrano.

En unos pocos minutos caminando llegamos hasta el lago. Allí se agolpan centenares de pedazos de hielo que se han desprendido del glaciar. Caminando unos 20 minutos más llegamos hasta un mirador desde el que se tienen las vistas más cercanas al Glaciar Serrano.

Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
La laguna del Glaciar Serrano está llena de pequeños fragmentos de hielo
Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
Cuando sales del bosque te encuentras de lleno con esta maravillosa imagen
Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
La ruta que bordea la laguna del Glaciar Serrano
Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
Escaleras en el camino hacia los miradores del Glaciar Serrano

El retroceso de los glaciares

Lamentablemente, los dos glaciares que se visitan en este tour han sufrido un gran retroceso en las últimas décadas.

Durante el camino que recorreremos para llegar al Glaciar Serrano veremos varios postes de madera de distintos colores junto al sendero. Estos, indican distintas mediciones de hasta dónde llegaba el Glaciar décadas atrás.

Resulta muy triste poder ver tan claramente lo que ha retrocedido estos grandes bloques de hielo en apenas unas pocas decenas de años. Hablamos de cientos de metros, ya que el Serrano prácticamente ocupaba todo el lago que ahora vemos lleno de trozos de hielo.

En algunas fotos se puede apreciar la zona de montaña pegada al lago que no tiene vegetación. Todo esto era hielo hasta hace no mucho tiempo. Lo mismo sucede con el Glaciar Balmaceda. He podido ver algunas fotografías antiguas en las que se aprecia la lengua de hielo del glaciar ocupando gran parte de lo que ahora solo es roca. Muy triste.

Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
El Glaciar Serrano en el punto dode el hielo se funde con la laguna
Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
Excursionitas de camino al mirador más cercano al glaciar.
Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
Vista del Glaciar Serrano. Aquí se puede apreciar el retroceso que sufre en la pared de piedra sin vegetación, antes cubierta por el hielo
Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
La pared de hielo del Glaciar Serrano
Navegación Glaciares Balmaceda y Serrano
Detalle del hielo en el Glaciar Serrano

Almuerzo de cordero Patagónico en Estancia Consuelo

La Navegación a los Glaciares Balmaceda y Serrano termina con una visita a Estancia Consuelo y regreso a Puerto Natales.

La hora de llegada aproximada a Estancia Consuelo es las 15:00 horas (3:00 PM). Allí pudimos degustar un rico Cordero Patagónico o Asado al Palo. Además de la rica comida, tuve la oportunidad de compartir buenos ratos de conversación con el resto de personas que participaban en el tour. Esta es una de las cosas más interesantes de viajar por el mundo.

Esta Estancia Patagónica tiene una gran historia detrás. Fue fundada en el año 1892 cuando un alemán de nombre Hermann Eberhard se sumó a la lista de europeos que se desplazó a Chile para colonizar las casi desconocidas tierras del sur. Fundó esta estancia ganadera y se dedicó a descubrir los secretos que alberga la zona, como la Cueva del Milodón

Terminada la comida, pusimos rumbo a Puerto Natales, a donde llegamos sobre las 18:00 (6:00 PM).

Misión cumplida, por fin pude navegar y conocer estos fantásticos glaciares.

Almuerzo de cordero Patagónico en Estancia Consuelo
Una barca con el nombre de Hermann Eberhard en Puerto Consuelo
Almuerzo de cordero Patagónico en Estancia Consuelo
Embarcadero de Estancia Consuelo
Almuerzo de cordero Patagónico en Estancia Consuelo
Paisajes típicos patagónicos en los alrededores de Estancia Consuelo
Almuerzo de cordero Patagónico en Estancia Consuelo
Rico asado al palo casi listo para comer
Almuerzo de cordero Patagónico en Estancia Consuelo
Preparando el cordero patagónico que comeremos en Estancia Consuelo
Almuerzo de cordero Patagónico en Estancia Consuelo
Terminando con la preparación del asado al palo

El Parque Nacional Bernardo O´Higgins

El Parque Nacional Bernardo O’Higghins es el Parque Nacional más extenso de todo Chile.

Dentro de este Parque Nacional se encuentran algunos de los glaciares más importantes de toda la Patagonia. Además del Balmaceda y Serrano, también están el Pio XI, que es el glaciar más grande del Campo de Hielo Patagónico Sur, superando incluso que el famosísimo Perito Moreno.

Si lo buscamos en un mapa, podemos ver que linda al norte con el Parque Nacional San Rafael, y al sur con el Parque Nacional Torres del Paine y el Parque Nacional los Glaciares en Argentina. La suma de todos consigue dar especial protección a una gran parte de la Patagonia que conserva grandes maravillas naturales.

El precio de entrada al Parque Nacional Bernardo O´Higgins es de 3.500 pesos para adultos. Ya está incluido en el precio de la Navegación a los glaciares.

El Parque Nacional Bernardo O´Higgins
Bienvenidos al Parque Nacional Bernardo O’Higgins
El Parque Nacional Bernardo O´Higgins
El pequeño embarcadero de Puerto Toro, desde el que se accede al Glaciar Serrano
Seno de Última Esperanza
El punto donde la laguna del Glaciar Serrando casi conecta con el Fiordo de Última Esperanza