Uno de los lugares más alucinantes que he visitado nunca es el Parque Nacional Torres del Paine. Una especie de paraíso con un clima extremo, unas proporciones descomunales en todos los aspectos, y una belleza sin igual que cautiva a cualquiera que lo visita. Uno de esos lugares de los que te enamoras irremediablemente y al que siempre soñarás con regresar. Una vez, y otra.

Y no exagero. Por mucho que hayas visto fotografías de las Torres del Paine desde todos los ángulos posibles, cuando sales de Puerto Natales y por primera vez contemplas esas enormes montañas a lo lejos, te quedas literalmente con la boca abierta.

Durante mis dos viajes a Chile he podido conocer la zona en profundidad. Aunque no me considero un experto, lo cierto es que he recorrido muchas de sus carreteras y caminos más de una vez, y más de dos. Y lo he conocido bajo la perspectiva de un viaje completamente por libre, pero también desde el punto de vista de un viaje organizado, en el que te llevan a todos los sitios y tú no has de preocuparte de nada. Y, sinceramente, me gustan las dos opciones. Cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes, pero en ambas se disfruta igual.

Te invito a leer mis argumentos y consejos. Y como no, te recomiendo que visites este increíble lugar. Más abajo, también te propongo que me dejes tus impresiones, comentándome si te ha gustado, si lo conoces, o si sueñas con visitarlo.

Parque Nacional Torres del Paine
Bienvenidos al Parque Nacional Torres del Paine

Descubriendo el Parque Nacional Torres del Paine

Aunque lo más conocido es el macizo y las torres de granito que le dan nombre, en el interior de los límites del Parque Nacional existen otros lugares muy interesantes que has de conocer.

En el Parque Nacional Torres del Paine encontrarás grandes y frondosos bosques, enormes lagos de origen glaciar, grandes cuevas en las que milenios atrás vivían especies hoy extinguidas, glaciares por los que podrás caminar, y cientos de kilómetros de rutas para caminar sin descanso durante días ante paisajes que no parecen de este mundo.

También vastas extensiones de paisajes casi desiertos, de pampa y estepa, de prados infinitos preparados para un uso ganadero.

Pero una visita a un lugar como este no puede realizarse de forma improvisada. Si no tienes tiempo para recorrerlo con calma lo más sensato es que contrates un tour de un día. Así podrás conocer los principales puntos de interés de la zona y llevarte un buen recuerdo de tu visita.

También existe la posibilidad de conocer Torres del Paine realizando un tour desde Punta Arenas, o desde El Calafate en Argentina. Pero, personalmente, estas dos opciones me parecen excesivas pues hay que recorrer una gran distancia para llegar hasta allí, y el resultado nunca podrá ser el mismo. Por tanto, mi recomendación es viajar hasta Puerto Natales y pasar, como mínimo, un par de noches en esta bonita ciudad. Si son más noches, mucho mejor.

Parque Nacional Torres del Paine
La enormidad de las montañas que componen la Cordillera Paine, frente a kilómetros de paisajes que parecen de otro mundo
Guanaco en Parque Nacional Torres del Paine
Un Guanaco posando tranquilamente con las Torres del Paine al fondo

Los Lagos que no debes perderte en tu visita al Parque Nacional Torres del Paine

Si visitas el Parque Nacional, verás que está lleno de grandes lagos y saltos de agua. Unos son más impresionantes que otros pero todos tienen su encanto.

A continuación te enumero los principales lagos que encontrarás en tu visita al Parque Nacional Torres del Paine.

Lago Grey, la joya del parque

Seguramente es el lago más conocido del Parque Nacional, y no me extraña. Tiene una profundidad de unos 400 metros y unas vistas impresionantes a los Cuernos del Paine. Pero además, en sus grises aguas flotan enormes témpanos de hielo con un color azul intenso que se desprenden del Glaciar Grey. Alucinante.

Para llegar hasta el lago hay que desviarse de la carretera principal del parque. Pero no hay problema ya que está bien señalizado. Un rato después la carretera llega hasta un parking y a partir de aquí hay que atravesar una zona boscosa que llega hasta el río Pingo.

Cruzaremos un puente colgante sobre el río para posteriormente caminar por una playa de piedras en la que suele haber un viento muy fuerte. Si hace viento, sentirás como el puente se tambalea. Después, en la playa de piedras, sentirás que casi te arrastra y que las piedras en ocasiones saltan por lo que cuidado con cámaras, gafas, etc.

Te recomiendo que recorras la playa hasta la península que forma el lago y subas hasta un pequeño mirador desde el que se puede llegar a ver el glaciar al fondo.

Cuando visites el Lago Grey, no querrás irte de allí. Pero la ruta ha de continuar hacia el siguiente lago.

Lago Grey
Vista de la playa de piedras junto al Lago Grey, con los témpanos de hielo azul y las imponentes montañas al fondo
Lago Grey
Témpanos de hielo en las aguas grises del Lago Grey

Lago Pehoé, el lago de color azul con increíbles vistas a los Cuernos del Paine

Otro de los lagos más conocidos es el Lago Pehoé. Sobre todo es famoso por sus aguas azul turquesa, pero también por las increíbles vistas que ofrece de los Cuernos del Paine. Tal vez sea el lago más fotografiado, especialmente desde el mirador junto a la pequeña Isla Pehoé, donde se encuentra el hotel con mismo nombre que la isla y el lago, y a la que se accede atravesando un bonito puente peatonal de madera.

Desde la misma isla, detrás del restaurante, también hay unas excelentes vistas de los Cuernos. Y con suerte, seguramente en invierno cuando hace menos viento, es posible fotografiar las imponentes montañas reflejadas sobre el agua. Yo nunca lo he conseguido, de momento.

Es posible navegar por el Lago Pehoé, desde guardería Pudeto hasta el Refugio Lodge Paine Grande. Desde este punto parten los trekking hacia el Valle Francés y el Valle del Glaciar Grey.

Y también es recomendable comer en el restaurante de la isla. Las vistas son inmejorables.

El Lago Pehoé y los Cuernos del Paine
El Lago Pehoé, con el puente que llega a la isla en primer plano, y los Cuernos del Paine al fondo
Cuernos del Paine desde Lago Pehoé
Los Cuernos del Paine desde la isla Pehoé, en mitad del lago con el mismo nombre

Lago Nordenskjold, un mirador a los pies de los Cuernos del Paine

Menos conocido es el Lago Nordenskjold, pero no por ello menos importante. Comienza a los pies de los Cuernos del Paine y desemboca en el Lago Pehoé tras superar el Salto Grande. Como podrás imaginar, las vistas desde allí son impresionantes.

Desde el Salto Grande, uno de los lugares más impactantes del Parque Nacional, y bordeando el lago, parte una ruta hasta el Mirador Nordenskjold, desde el que se contempla como el imponente macizo cae casi hasta fundirse con las aguas.

Hasta este mirador no suelen llegar los tours organizados, pero si vas por libre te recomiendo que dediques un rato en llegar hasta allí caminando. El Salto Grande sí está incluido en los tours, y tendrás un rato para hacerte unas cuantas fotos en el.

Camino del Lago Nordenskjold
Camino que va desde el Salto Grande hasta el Lago Nordenskjold y el mirador donde mejor se ven los Cuernos del Paine
Salto Grande en Torres del Paine
Imagen del Salto Grande tomada desde escasos metros del agua

Laguna Azul, uno de los mejores miradores a las Torres del Paine

Puede que la Laguna Azul sea uno de los lagos menos conocidos de la zona, pues muchos de los tours Full Day tampoco llegan hasta aquí. Si vas en tu propio coche, o con uno de alquiler, puedes llegar tomando un desvío antes de cruzar la portería de Laguna Amarga.

Una vez allí, podrás caminar por la orilla del lago, contemplando al fondo las majestuosas Torres del Paine. Siempre que las nubes lo permitan, claro está. Yo pude verlas más o menos bien, como se aprecia en la siguiente fotografía.

Torres del Paine desde el Lago Azul
Las Torres del Paine vistas desde el Lago Azul
Laguna Azul Torres del Paine
Paisajes junto a la Laguna Azul

Lago Toro, el gigante del Parque Nacional

Se trata del lago más grande de todos. Una parte del mismo está dentro del Parque Nacional, aunque sus aguas se esparcen más allá de los límites del mismo.

En el Lago Toro se puede practicar pesca deportiva pues está lleno de truchas. Aparte de esto, y de algunas zonas con buenas vistas, no tiene mucho más atractivo.

Los Ríos Serrano y Paine, y los grandes saltos de agua

Desde el enorme Lago Toro nace el Río Serrano, con un caudal que permite su navegación. También es un lugar frecuentado por aficionados a la pesca con mosca, y senderistas en busca de bonitos paisajes. Tras recorrer 38 kilómetros desemboca en el Seno de Última Esperanza, junto a los Glaciares Balmaceda y Serrano.

Por su parte, el Río Paine conecta el Lago Dickson con el Lago Toro, pasando por los lagos Nordenskjöld y Pehoé. Entre lago y lago, el río discurre por el Parque Nacional dejando varias cascadas entre las que cabe mencionar el Salto Grande, el Salto Chico, y la Cascada del Río Paine.

Cascada del Río Paine
La Cascada del Río Paine con las Torres al fondo, otro lugar magnífico para contemplarlas
Cascada del Río Paine
La espectacular Cascada del Río Paine desde el mirador junto a la carretera
Salto Grande Torres del Paine
Otra toma del Salto Grande desde uno de sus miradores

Grandes glaciares del Parque Nacional

Aunque a simple vista no lo parezca, en el Parque Nacional Torres del Paine hay varios glaciares. Casi todos provienen del Campo de Hielo Patagónico Sur y observarlos y visitarlos es una maravilla.

Glaciar Grey

Al fondo del Lago Grey se encuentra el Glaciar Grey, cuyo deshielo llena de grises aguas y azules témpanos de hielo el lago. El mejor lugar para observarlo, es un mirador que se encuentra en la península del lago, tras recorrer la playa de piedras. Si el clima lo permite, podrás llegar hasta el mirador y contemplar, de muy lejos, la pared del glaciar. Aunque lo habitual es no ver nada, o muy poco.

El Glaciar Grey es visitable. Tras navegar por el Lago Grey llegarás hasta la pared del glaciar para contemplarlo de cerca. Incluso algunas excursiones permiten desembarcar y caminar sobre la superficie helada del glaciar. Una experiencia inolvidable.

También se llega hasta el Glaciar Grey caminando durante unas tres horas desde el Lago Pehoé, o si realizas alguna de las míticas rutas W y O de las Torres del Paine.

Lago Grey
Trozos del Glaciar Grey en las aguas del Lago Grey

Glaciar Dickson

Este glaciar es muy poco conocido ya que para llegar hasta el tendrás que realizar el Trekking O y caminar varios días. Se trata de una de las masas de hielo que se descuelgan del gran Campo de Hielo Sur en dirección al Parque Nacional Torres del Paine, y hace frontera con Argentina.

Es uno de los muchos glaciares que se encuentran en fase de retroceso. Esto provocará que el lago Dickson crezca en los próximos años.

Glaciar El Francés

Para poder llegar al Glaciar el Francés tendrás que realizar un Trekking por el Valle del Francés, o uno de los míticos Circuito W o Circuito O. Es muy común observar avalanchas desde este glaciar, aunque no son peligrosas si caminas por los senderos marcados.

Montañas y valles del Parque Nacional Torres del Paine

Pero por lo que más se conoce este gran Parque Nacional del sur de Chile es por sus montañas. Grandes cimas que alcanzan hasta los 3.000 metros de altura sobre el nivel de mar y cuyas formas te sorprenderán.

También por los valles que puedes recorrer caminando en busca de los mejores lugares para fotografiar.

Si te gusta la montaña de verdad, alguna vez en tu vida tendrás que hacer uno de los famosos Trekking. La opción más famosa es el Trekking W, que recorre algunos de los lugares más fascinantes y sube hasta las torres durante  4 o 5 días. Si eres un gran aventurero, entonces tendrás que hacer el Trekking O, que durante 9 o 10 días da la vuelta a todo el macizo.

Pero si tan solo tienes un día no te preocupes, puedes subir a la Base de las Torres en el día, en una increíble caminata que te llevará a contemplar las tres moles de granito desde un lugar mágico.

Lago Grey
Pequeño embarcadero en el Lago Grey
Ascensión al Mirador de las Torres
Ascensión al Mirador de las Torres

Las famosas Torres del Paine

Las Torres del Paine son un icono para toda la Patagonia chilena, y me atrevería decir que para todo Chile. Sin duda se trata del principal atractivo turístico del sur del país, visitadas por miles de personas cada año en busca de capturar una buena fotografía de los tres bloques de granito.

Se encuentran ubicadas en el centro del Parque Nacional, entre el valle del Río Ascencio y el Río Bader. Las tres torres son: Torre Norte o Torre Monzino, Torre Central, y Torre Sur. La más alta de todas es la sur con unos 2.850 metros de altura sobre el nivel del mar, y la más baja la norte con 2.600 metros.

Existen varios miradores a lo largo y ancho del Parque Nacional desde donde podrás contemplarlas, si tienes suerte de que no estén cubiertas por las nubes, siempre presentes en la región.

Pero sin duda lo mejor es subir hasta el Mirador Base de las Torres en un Trekking de 8 horas de duración que te permitirá verlas de cerca, además de poder contemplar el Glaciar Torres y la Laguna Torres.

Más información sobre el Trekking a la Base de las Torres.

Los llamativos Cuernos del Paine

El Parque Nacional Torres del Paine se hizo famoso por los cuernos, antes que por las propias torres. Y es que estos picos apuntando al cielo impresionaron al Padre Alberto de Agostini, quien tomo una fotografía que dio la vuelta a toda Europa. Esto propició un efecto llamada que hizo viajar a muchos escaladores y montañeros al sur de chile, en busca de las impresionantes y desconocidas montañas.

Los Cuernos del Paine están formados por tres grandes cerros. El Cuerno Norte con unos 2.200 metros de altura, el Cuerno Principal con 2.600, y el Cuerno Este con unos 2.000 metros de altura. Sus formas llaman poderosamente la atención, recordando a la cornamenta de algún animal.

También destacan porque están atravesados horizontalmente por una enorme placa de granito de unos 700 metros de espesor. Esto hace que la base y los picos sean de un color mucho más oscuro.

Cuando llegues hasta allí y los veas, no podrás parar de fotografiarlos.

El Paine Grande

El Paine Grande es una de esas montañas que te dejan sin habla cuando las ves por primera vez. Sus cuatro cumbres alineadas de norte a sur alcanzan alturas de entre 2.660 metros hasta los 3.050 de la más alta.

Casi siempre alguna de sus cumbres están cubiertas por nubes, por lo que puedes sentirte un privilegiado si has podido contemplar las cuatro totalmente despejadas.

El Valle del Francés

El Valle del Francés está considerado por los montañeros que se aventuran a realizar el Trekking W como uno de los valles más bonitos del Parque Nacional Torres del Paine.

Desde el interior del valle se tienen unas espectaculares vistas panorámicas del Paine Grande, con el Glaciar el Francés, y del otro lado los Cuernos del Paine, junto con otros grandes picos de granito como son el Cerro la Espada, Cerro la Máscara, o Cerro la Hoja. Al norte también están los cerros Fortaleza y Aleta de tiburón.

Aunque este valle es bonito en cualquier época del año, en otoño es cuando alcanza su máximo esplendor pues los bosques de Nothofagus que lo pueblan se tiñen de colores rojos y anaranjados, que contrastan con el gris del granito y el turquesa de los lagos. Simplemente maravilloso.

El Valle del Ascencio

Este valle es la puerta de acceso al Mirador de las Torres. Si realizas esta caminata de ascenso a la Base de las Torres lo recorrerás durante varios kilómetros entre bosques de lengas y zonas despejadas de gran belleza.

Valle del Ascencio
Panorámica del Valle del Ascencio en la subida a la Base de las Torres

Sierra Baguales

Aunque fuera de los límites del Parque Nacional, otro lugar que merece la pena conocer es Sierra Baguales. Se trata de un imponente conjunto de montañas a las que aún no llegan muchos turistas. Pero quien se introduce en sus valles y sube a sus picos queda fascinado. Allí se ha creado un parque paleontológico, desde el que se pueden visitar zonas llenas de fósiles.

Desde el centro de visitantes de este parque es posible realizar varias rutas de senderismo, siempre en coordinación con el parque. Alguna de estas rutas recorren zonas llenas de fósiles, principalmente vegetales, pero también animales. Aunque parezca increíble, millones de años atrás aquí había ballenas y otros animales marinos.

También hay una laguna, conocida como Laguna Rodas, en medio de un paraje tan perdido del mundo que creerás ser el primero en llegar allí.

En Sierra Baguales es fácil ver caballos salvajes, cóndores, y guanacos. A diferencia de los que abundan en Torres del Paine, los guanacos de Baguales no están acostumbrados a la presencia del hombre y huyen en cuanto detectan movimiento.

 

Visitar el Parque Nacional Torres del Paine por libre o en una excursión Full Day

Este es, para mi, la gran decisión que has de tomar cuando visites el Parque Nacional Torres del Paine.

Por una parte, visitarlo por libre te da una gran independencia a la hora de decidir qué ver y hacer. Podrás parar cuando te apetezca y pasar tiempo haciendo fotos o contemplando las increíbles vistas, sin tener la presión de que te están esperando para continuar la ruta.

Por otra, contratar un Tour Full Day te permite despreocuparte de alquilar un vehículo, gasolina, etc. Te recogerán por la mañana temprano en tu hotel y te llevarán de regreso por la tarde para que puedas cenar y descansar. Te mostrarán los principales lugares del Parque Nacional y en general quedarás muy satisfecho con la ruta.

Mi consejo, si tienes tiempo, sería hacer primero un Full Day con una agencia especializada, para conocer bien los lugares imprescindibles y cómo llegar a ellos, y luego al siguiente día hacer tú el tour por libre con un vehículo de alquiler para poder ver con más calma esos lugares que te parecieron maravillosos y en los que te habrías quedado más tiempo. Incluso hacer alguna pequeña ruta no incluida en el Full Day.

Parque Nacional Torres del Paine
Uno de los puntos de la ruta donde comienzas a ver a lo lejos el macizo de las Torres del Paine

Tour Full Day Torres del Paine

Son varias las agencias que ofrecen un tour de un día por las Torres del Paine.

La excursión sale muy temprano desde Puerto Natales. Es mejor haber desayunado bien pues nos espera un día muy intenso y cargado de emociones recorriendo gran cantidad de lugares espectaculares.

La primera parada suele ser la Cueva del Milodón. Se trata de una enorme abertura donde se han encontrado restos del Milodón, un animal extinguido hace unos 10.000 años.

Cueva del Milodón
El impresionante interior de la Cueva del Milodón

Tras recorrer varios kilómetros bordeando el Lago Toro y parando en diversos miradores para fotografiar los Cuernos del Paine, se llega a un desvio para ir al Lago Grey. Allí esperan los famosos témpanos azules desprendidos del glaciar, y sin duda una de las paradas más bonitas del tour.

Se retoma la marcha en dirección al Lago Pehoe, lugar en el que se come con unas bonitas vistas al lago y el macizo Paine. Tras la comida la siguiente parada será el Salto Grande, otro de los principales atractivos del tour.

Por último, se parará en varios miradores más hasta llegar a Cerro Castillo, lugar donde tomar un café y preparar el regreso a Natales.

Torres del Paine por libre

En mi último viaje a la Patagonia recorrí el Parque Nacional Torres del Paine por libre durante dos días. Esta es sin duda una de las mejores experiencias que puedes hacer en la zona, aunque has de conocer mínimamente todo lo que hay allí para no perderte nada.

Yo prefiero hacer la ruta en sentido contrario a la ruta del Full Day. Para ello subo hasta Cerro Castillo y desde allí me dirijo a la Portería de Laguna Amarga para acceder al Parque Nacional.

Una vez dentro de los límites del Parque, recorreríamos el camino que lleva hasta la Cascada Paine, Laguna Azul, Salto Grande, y por último el Lago Grey. La ventaja de hacerlo al contrario es que encontrarás todos estos lugares sin apenas visitantes.

Para realizar una ruta por libre en el Parque Nacional Torres del Paine tendrás que alquilar un vehículo. Te recomiendo que lo hagas desde este buscador.

Consejos para visitar el Parque Nacional Torres del Paine

Si vas por libre y has alquilado un vehículo para recorrer el Parque Nacional Torres del Paine, ten cuidado con las carreteras. Muchas aún son de ripio y esto complica la conducción. Además en estas carreteras no es posible circular con prisas ya que corres el riesgo de sufrir un accidente. Aunque, ¿quien tiene prisa con estos paisajes de fondo?

Ten mucha precaución con la gasolina, ya que solo hay gasolineras en Puerto Natales. Si vas circulando por el Parque Nacional y ves que el depósito de tu vehículo se vacía, es mejor que regreses a la ciudad para llenarlo antes de seguir circulando, aunque esto te pueda hacer perder tiempo, pero peor sería quedarse tirado en medio de la nada. A malas, y con mucha suerte, en Cerro Castillo es posible que te puedan vender algo, pero la vez que yo pregunté pues sospechaba que no llegaría a Natales con la reserva, a nadie le quedaba nada. Así que no te confíes.

Cerro Castillo Torres del Paine
Imagen de Cerro Castillo, pueblo de camino al Parque Nacional Torres del Paine

Si llevas comida o bebida, por favor, recoge tu basura y deposítala en una papelera a tu regreso a Natales. Esto es aplicable a cualquier lugar del mundo, por supuesto. Seamos limpios y no estropeemos más la naturaleza.

No hagas fuego en el Parque Nacional. A pesar de lo que pueda parecer, se trata de un lugar extremadamente frágil. El fuerte viento y la escasez de medios para hacer frente a un incendio hace que cada incidente se convierta en una catástrofe, y ya son varias las zonas que han sufrido incendios en los últimos años. Olvida calentar la comida e intenta llevar alimentos que no precisen ser cocinados. También has de tener mucho cuidado con los cigarrillos. Toda precaución es poca.

Por último, pero no menos importante, lleva siempre bien cargada tu cámara de fotos, y suficientes tarjetas de memoria. Te aseguro que no podrás parar de tomar fotografías y en cualquier momento puedes llegar incluso a ver escenas irrepetibles, como un Cóndor levantando el vuelo, o un Puma paseando en plena naturaleza.

Cuánto cuesta la entrada para visitar el Parque Nacional Torres del Paine

Es obligatorio registrarse y pagar una cuota para acceder al Parque Nacional. El precio para un adulto no chileno 21.000 es de pesos en temporada alta, y de 11.000 pesos en temporada baja.

El acceso puede ser utilizado durante varios días. También en el tiempo que permanezcas en el interior del Parque Nacional si, por ejemplo, vas a realizar un trekking de varios días de duración.

La entrada a la Cueva del Milodón tiene un precio de 5.000 pesos chilenos en temporada alta. Desde abril a septiembre tiene un costo de 2.000 pesos.

Para las navegaciones al Lago Grey, los precios son de 60.000 pesos chilenos solo ida, y 70.000 para un viaje de ida y vuelta. Este precio es solo para la navegación, sin contar el transporte hasta el embarcadero desde Puerto Natales.

A todo esto hemos de añadir el precio del Tour Full Day Torres del Paine, que está en torno a los 36.000 pesos chilenos por persona. O el costo de alquilar un vehículo para recorrer el Parque por tu cuenta.

El clima cambiante de Torres del Paine

El clima en Torres del Paine es prácticamente impredecible. Quien vive allí te dirá que puedes vivir las 4 estaciones del año en un mismo día, y no se equivoca. Puedes pasar de algo similar al verano a una nevada en menos de una hora, y regresar al verano cuando menos te lo esperes.

Esto es común a toda la Patagonia, no sólo sucede en esta zona. También es probable que se pase el día lloviendo, en cualquier estación del año, incluso varios días seguidos. Y es posible que todo esté cubierto de nubes y no sea posible ver las Torres, o que los Cuernos tan solo se intuyan entre la niebla, o que el viento sea tan fuerte que no puedas realizar alguna excursión. Todo esto me sucedió en mi primer viaje a Chile.

Nubes cubriendo las Torres del Paine
Nubes cubriendo las Torres del Paine

En mi segundo viaje tuve más suerte. Pude ver nevar de forma suave en pleno verano, pero también disfruté de días soleados, cálidos y con unas vistas maravillosas de todas las montañas. Nadie puede predecir qué clima tendrá en su próximo viaje, pero esto es parte de la magia de un viaje a la Patagonia.

Por tanto, para un viaje a Torres del Paine, aunque sea en verano, has de llevar ropa de todo tipo. Desde camisetas de manga corta para los días más calurosos hasta un abrigo de invierno para los días más fríos. Sin olvidarnos de unas botas impermeables, ropa para lluvia, guantes y gorro.

Tampoco hemos de olvidar el protector solar, pues en esta zona del mundo la protección natural de la capa de ozono es más débil y el sol castiga la piel con mucha más intensidad, incluso los días nublados.

Dónde dormir dentro del Parque Nacional Torres del Paine

Son varios los hoteles donde puedes alojarte dentro del Parque Nacional Torres del Paine. Se trata de alojamientos exclusivos, en entornos privilegiados y con servicios muy especiales. El precio es alto, pero la experiencia lo merece, sin duda. Además muchos de ellos ofrecen actividades en el Parque Nacional. O paquetes en los que incluyen alojamiento, comidas y excursiones.

Puedo decir que pasar una noche en un lugar así, cenando con vistas a las Torres al atardecer, es una experiencia irrepetible.

Puesta de sol Torres del Paine desde Cerro Guido
Atardecer espectacular sobre las Torres del Paine desde Estancia Cerro Guido

Dónde dormir en Puerto Natales

Pero existen más opciones. Alojarse en Puerto Natales te puede resultar mucho más económico e igualmente podrás conocer el Parque Nacional, además de la ciudad, ya que la mayoría de tours organizados comienzan y terminan en tu alojamiento.

En Natales hay diferentes opciones de alojamiento para todos los públicos y bolsillos. Desde hoteles baratos hasta hoteles de lujo, pasando por todo tipo de alojamientos más o menos cómodos. Si quieres mi consejo, te recomendaría tres zonas para alojarte:

A las afueras, en la carretera que va desde Natales a las Torres del Paine, hay varios hoteles con vistas al Canal Señoret. Conozco personalmente y puedo recomendar el Weskar Lodge y el Hotel Altiplánico, pero hay unos cuantos más.

En la misma Costanera de Puerto Natales. Nada mejor que disfrutar de la ciudad con vistas al canal y a la península Antonio Varas. Algunos de los hoteles más destacados son el Costaustralis, el Noi Indigo o el Kau Patagonia.

En el entorno de la Plaza de Armas. Aquí te recomiendo el hotel IF Patagonia, donde me alojé durante tres noches. Este hotel de diseño y precio medio es realmente cómodo y está perfectamente ubicado en Natales. Además, cuenta con un espectacular restaurante de comida patagónica y productos del mar llamado Santolla. No te arrepentirás de comer o cenar allí.

Antiguo muelle de Puerto Natales
El antiguo muelle en la Costanera de Puerto Natales

Puedes buscar y reservar hoteles en Puerto Natales con el siguiente buscador de Booking.

No te pierdas mi artículo con todo lo que puedes hacer en Puerto Natales, mi ciudad favorita de la Patagonia.