Malasaña

Hace unas semanas, aprovechando la visita de un amigo al que también le gusta mucho la fotografía y con el que a menudo recorro el centro de Valencia en busca de graffitis y todo tipo de arte urbano, decidimos pasar la mañana del domingo pateando el céntrico barrio madrileño de Malasaña.

Situado entre los barrios de Argüelles y Chueca, Malasaña fue el centro de la llamada Movida madrileña y, tras unos años de verdadera decadencia, ha revivido para convertirse en lo que es ahora.

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Pero Malasaña no es el verdadero nombre de este peculiar barrio, realmente se trata del barrio de Maravillas, nombre que viene de la Iglesia de Nuestra Señora de Las Maravillas. Y el sobrenombre, Malasaña, le viene por la calle dedicada a la costurera Manuela Malasaña, asesinada por las tropas napoleónicas en la Guerra de la Independencia, tras el Levantamiento del 2 de mayo de 1808.

En el centro del barrio se encuentra la Plaza del Dos de Mayo, donde se levanta el Monumento a Daoíz y Velarde, una estatua que inmortaliza a los héroes del Levantamiento llevado a cabo allí mismo hace más de dos siglos.

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Destaca su ambiente alternativo y su vida nocturna, pero también llama poderosamente la atención la tremenda mezcla entre lo antiguo y lo más moderno. Esto lo podemos ver en numerosos comercios que conservan sus fachadas y carteles originales, y otros que combinan con más o menos acierto las arriesgadas tendencias actuales. También tenemos cafeterías y restaurantes de todo tipo, tiendas de tatuajes, de ropa moderna, de cómics, artesanía, música, frikis, etc.

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Y sobretodo, Arte Urbano de todo tipo. Muchos pensarán en este barrio como un ejemplo de degradación, suciedad y pintadas, pero también es cuna de artistas, presentes o futuros, que usan su barrio como lienzo improvisado, buscando el lugar adecuado para, con algo tan simple como un bote de spray, unas pegatinas, incluso unas esponjas, crear algo tan original como lo que podemos ver paseando por sus calles.

Alguien nos advirtió de que muy cerca teníamos una iglesia en la que íbamos a encontrar unas pinturas “mejores que las de la Capilla Sixtina”, pero decidimos dejar eso para otro día y seguir disfrutando de la verdadera vida de este barrio.

Casi al final del paseo, encontramos una de las frases que más nos llamó la atención, y que ha dado nombre a este post: Siempre nos quedará Malasaña.

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Malasaña - Madrid

Sigue todas nuestras escapadas en Twitter, Facebook , Instagram o Google Plus. No te lo pierdas!