Valle del Río Infierno y Espinaredo

Una de las sorpresas del #TBMGijón fue la actividad que nos llevó a Octavio de Un mundo para tres y a Ana de Planeta Dunia a meternos de lleno en una de las bonitas zonas del interior de Asturias, donde todo es de un color verde intenso y se respira naturaleza por todos los rincones. Se trata de un valle que al menos para mi era totalmente desconocida antes de ese día pero del que ya no me voy a olvidar: El Valle del Río Infierno.

La excursión la organizaba la empresa GeoFace, quien nos llevó desde las letronas de Gijón hasta el Área Recreativa de La Pesanca, en el Concejo de Piloña, donde comenzaba la ruta de senderismo que nos metió a conocer las Foces del Rio Infierno y el bonito pueblo de Espinaredo, que prácticamente es un Museo Etnográfico que se recorre calle a calle y hórreo a hórreo, y que por algo es conocido también como “la aldea de los Hórreos”.

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

La ruta es muy sencilla, aunque como todo hay que estar mínimamente en forma pues tiene algún tramo de subida que te puede dejar con la lengua fuera si eres de los que pasan más tiempo en los bares que en la montaña, como es mi caso últimamente. A pesar de no hacer la ruta completa, he de reconocer que no se trata de un itinerario complicado y está calificado para todos los públicos, pues no tiene una pendiente total importante y transcurre por una pista forestal amplia y en buen estado.

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Partiendo de La Pesanca, una zona habilitada para pasar el día en familia en un entorno de gran tranquilidad y belleza, cruzamos un puente que nos introduce en la ruta de las Foces del Río Infierno. Una amplia pista forestal se abre paso entre un bosque de árboles centenarios como robles o abedules, además de helechos y musgos. Nos acompaña el sonido de las aves que pueblan la zona y el de los pequeños saltos de agua del Río Infierno cuyo cauce discurre a la izquierda en un plano más profundo. Prácticamente todo el camino se recorre bajo la sombra de los frondosos árboles y no se pasa calor, al menos en mayo cuando yo lo hice.

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Poco a poco nos vamos introduciendo en la Hoz del Río Infierno, donde las paredes de pizarra cada vez son más verticales y el valle más estrecho. Se dice que el nombre del valle, y del río, viene de los cortes de esas paredes de pizarra, que parecen enormes llamaradas. También que viene del color rojo intenso que coje el valle en los meses otoñales, o tal vez por una mezcla de ambas cosas. Sinceramente me gustaría poder ir allí en otoño para comprobarlo.

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Una vez recorridos algo más de dos kilómetros se cruzan los puentes del Mercadín y el de la Tarantosa, lugar ideal para hacer fotos de los saltos de agua y, aunque apenas hemos comenzado la caminata ni subido pendiente, podemos tomar un respiro. El camino continúa por el margen izquierdo hasta llegar a una bifurcación, en la cual seguiremos recto, y aquí es donde empieza la subida más fuerte, corta pero intensa. El valle se abre un poco y desde las alturas vemos verde y más verde perderse a lo lejos.

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

A pesar de que la ruta continúa y en su totalidad se recorre en unas cuatro horas, nosotros pusimos punto y final tras la subida, pues solo se trataba de mostrarnos un lugar bonito y aún quedaba por ver el pueblo de Espinaredo, pero antes de dirigirnos hasta allí aún vimos unas cuantas flores bonitas y hasta una ardilla que se camuflaba entre las ramas.

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Si alguien opta por seguir, ha de saber que la vuelta se realiza por el mismo recorrido.

Al bajar nos dirigimos a Espinaredo, población que como anteriormente dije es un verdadero museo etnográfico pues en sus calles podemos ver gran cantidad de hórreos asturianos, perfectamente conservados o restaurados, con sus herramientas y gran cantidad de detalles que muestran como se vivía en la zona en otras épocas, no tan lejanas.

Bonito, ¿verdad?. Lástima que la visita fue muy breve, aún así pude hacer unas cuantas fotos bonitas.

Más información sobre la ruta del Valle del Río Infierno y Espinaredo en la web de Geoface

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Valle del Río Infierno y Espinaredo

Dónde está el Valle del Río Infierno y Espinaredo

Sigue todas las escapadas en Twitter, Facebook , Instagram o Google Plus. No te lo pierdas!