Qué ver en Bruselas

Finalmente llegamos a Bruselas, la tercera y última de las paradas en nuestro viaje a Bélgica tras pasar por Brujas y pasar dos días en Gante (día 1día 2).

Como ya os conté, decidimos variar los planes iniciales para dar más tiempo a las otras dos ciudades por lo que nos quedamos casi sin tiempo para ver la capital del país. Llegamos a las 20:00 horas del viernes y a las 16:30 del sábado poníamos rumbo al aeropuerto de Charleroi. A pesar de eso hicimos un recorrido bastante interesante a base de madrugar y pasar frío, mucho frío! Pero si te interesa saber qué ver en Bruselas en un día, sigue leyendo.

Qué ver y hacer en Bruselas en un día

Tras el check-in y charlar un rato con el personal del hotel sobre como llegar al centro y que hacer por la noche, cogimos un tranvía que nos llevara a la Grand Place. Pero antes de llegar a la famosísima plaza paramos a cenar en un sitio de comida rápida donde nos zampamos unas ricas salchichas con patatas fritas. Y luego nos dimos el capricho de comernos unos gofres como postre: uno de chocolate y otro de speculoos. No puedes ir a Bruselas y no comer patatas fritas y gofres, aunque tampoco Moules, los famosos mejillones belgas que al final no pudimos probar por falta de tiempo.

Qué ver en Bruselas

Qué ver en Bruselas

Qué ver en Bruselas

La gran plaza impresiona de noche. La torre del Ayuntamiento, de estilo gótico y 96 metros de altura recibe a los visitantes, pero hay mucho más, mires donde mires te encuentras con las preciosas fachadas de todos los edificios que forman su contorno rectangular, llenas de detalles y figuras en piedra y dorados. Difícil, muy difícil, encontrar un lugar con el que poder comparar la belleza de esta plaza.

Qué ver en Bruselas

Cuando logramos dejar de mirar a todos lados y salir de la plaza, callejeamos pasando por diversos restaurantes de todo tipo donde te asedian para que entres a cenar asegurándote que el suyo es mejor que cualquier otro hasta llegar al Delirium Village, una pequeña calle sin salida donde se encuentra una de las cervecerías más famosas del lugar, y tal vez del mundo, cuyo nombre corresponde al de la cerveza Delirium Tremens. Allí, se reune la fauna más variopinta de la noche de Bruselas, así como una gran cantidad de turistas y curiosos, pero no es de extrañar ya que en esta enorme cervecería decorada con letreros luminosos y carteles de cervezas, tienen ni más ni menos que 2000 tipos de cervezas diferentes, y una larga fila de grifos de distintas cervezas en la barra! Es el paraíso de la cerveza, algo realmente espectacular.

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Agotados volvemos al hotel. Para Bruselas elegimos alojarnos en el hotel HC Brussels Catalonia Forum, situado en el bonito barrio de Saint Gilles. La relación calidad precio de este hotel es inmejorable, nos alojamos en una habitación amplia y muy cómoda con una preciosa terraza que no pudimos disfrutar, ya que estaba llena de nieve, por tan solo 50€. Además, tal y como pasó en los otros hoteles, la atención que nos dieron fue digna de mencionar y agradecer. El personal de recepción, proveniente de España, nos informó con todo detalle sobre todo lo que podíamos hacer en la ciudad en tan poco tiempo e hizo que nuestra estancia fuera muy cómoda.

Qué ver en Bruselas

Qué ver en Bruselas

La mañana llegó pronto, a las 8 estábamos en la calle dispuestos a no perdernos un detalle de esta ciudad. La primera parada, después de un buen café y algo de bollería con chocolate, fue la Place Royale, al lado de donde se encuentra el Museo Magritte, que no visitamos. Muy cerca encontramos impresionantes edificios como el Palacio de Justicia, que estaba completamente rodeado de andamios, y el Palacio Real.

Qué ver en Bruselas

Qué ver en Bruselas

Qué ver en Bruselas

Atravesamos el Parque de Bruselas para poner rumbo a la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, que abre sus puertas los fines de semana a las 8:30am, lo que nos vino genial para refugiarnos del frío un buen rato mientras la visitamos a fondo. Como en los casos de Brujas y Gante, en Bruselas nos encantaron las vidrieras pero nos chocó mucho la ausencia de un retablo o altar mayor enorme y recargado. En su lugar, en el centro, había un sencillo y moderno altar que lejos de aparentar vacío daba una gran sensación de amplitud a todo el edificio. Diferente pero bonito a la vez. La visita a la Catedral es gratuita, pero la entrada al museo cuesta 1 euro que pagamos para entrar a curiosear.

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Tras salir nuevamente al frío pusimos rumbo al centro. Nos dicen que la Jeanneke Pis, la versión femenina del famoso niño meón, está en la misma calle en la que la anterior noche nos tomamos unas cervezas, pero claro, con la de gente que había era imposible verla. Cuando llegamos nos sentimos algo decepcionados pues está encerrada tras una verja y resulta complicado sacar una foto decente. Aun así, es visita obligada si estás allí por primera vez, y como nos encanta conocer en la medida de lo posible todo lo típico de los lugares que visitamos, no nos la quisimos perder.

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

De camino también pasamos por las Galerías Reales Saint-Hubert, una impresionante galería comercial llena de tiendas, divididas en la Galería de la Reina, la Galería del Rey y la Galería de los Príncipes.

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Tras recorrer varias calles parándonos en escaparates de tiendas de souvenirs y chocolate, llegamos de nuevo a la Grand Place. Si de noche impresiona, de día aun mucho más. Destacan, además del Ayuntamiento con su torre, la imponente Casa del Rey, y la gran cantidad de gente que, a pesar del frío, no duda en pasar un buen rato fotografiando y curioseando cada detalle de todos los edificios.

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Saliendo por una de las calles de la Grand Place llegas directo al famoso Manneken Pis. Cientos de cámaras se agolpan ante la valla que lo protege para intentar sacar una instantánea del icono más famoso de Bruselas, que luce uno de sus muchos vestidos. Al menos este se puede fotografiar decentemente una vez consigues llegar hasta la valla, que por cierto empieza a coleccionar candados siguiendo esta extraña costumbre.

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Numerosas fachadas han sido pintadas con motivos de cómics belgas como TinTín y otros. Existe una ruta concreta para poder ver los casi 40 que existen, aunque nosotros apenas pudimos ver una pequeña muestra de ellos.

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Cruzando al otro lado del Boulevard Anspach llegamos a otro bonito barrio. Junto a la iglesia de Santa Catalina encontramos un curioso mercado en el que te puedes tomar una cerveza, comer, o jugar al ajedrez.

Tras callejear un poco fuimos de vuelta al centro. Paramos a comer en otro sitio de comida rápida donde comimos unos bocadillos con pan de cereal, berenjena, tomate y mozzarella. Misión cumplida: comida aceptable, barata (10 euros con refrescos) y sobretodo rápida! Más tiempo que ganamos al reloj para ver Bruselas.

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Tras comer, el frío aun es más acusado por lo que ya ni apetece sacar las manos de los bolsillos para hacer alguna foto, a excepción de algún que otro detalle rápido. Pero aun faltaba por ir a dos sitios importantes.

El primero: la chocolatería Pierre Marcolini, considerada con motivos la mejor del mundo. En varias plantas puedes comprar chocolate de todo tipo y de todas las formas, eso sí, a precio de la mejor chocolatería del mundo.

Bruselas - Bélgica

El segundo: el Atomium, otro de los símbolos de Bruselas. Para ir, volvimos en tranvía al hotel, donde nos habían guardado amablemente las maletas y teníamos aparcado el coche. Había que cruzar la ciudad entera para llegar hasta este monumento por lo que el viaje fue toda una odisea entre atascos y el lógico desconocimiento de la ciudad. Finalmente llegamos, tras un par de equivocaciones, con el tiempo justo de aparcar en doble fila, salir corriendo a hacer cuatro fotos y salir corriendo rumbo al aeropuerto! El precio para acceder al Atomium, recorrerlo por dentro y subir a lo alto, es de 11 euros. Para algunos será excesivo, nosotros la próxima vez subiremos!

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Finalmente vimos una buena parte de lo imprescindible de Bruselas, aunque tendremos que volver en primavera o verano, con menos frío y más horas de luz, para poder sentir la ciudad con un poco más de calma y ver el Museo Magritte o el de la cerveza, visitar el Parlamento Europeo, buscar todos los graffitis de la ruta por el centro, o la Basílica del Sagrado Corazón. Y por supuesto, visitar otras cervecerías famosas como A la Mort Subite!

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Bruselas - Bélgica

Qué ver en Bruselas - Bélgica

Qué ver en Bruselas - Bélgica

Qué ver en Bruselas - Bélgica

Qué ver en Bruselas - Bélgica

#POSTAMIGO
Más información interesante sobre qué ver en Bruselas en publicaciones de blogs amigos de FotoEscapada que no te puedes perder:
Diario de viaje Kiana: Bruselas (Octubre 2009)
Callejeando por el Mundo: Día 2: Un largo día en Bruselas