Si hace un par de meses alguien me hubiera preguntado dónde está la Baronía de Escolnarbou habría sido incapaz de situarla en un mapa de España. Sin embargo, cuando me escribieron para invitarme a concocer esta zona del interior de Tarragona, con motivo de la Feria de turismo rural y de deportes de montaña de Cataluña, Muntanyum, no me lo pensé dos veces, y es que el plan tenía muy buena pinta. Se trataba de pasar tres días junto a otros bloggers disfrutando de la gastronomía de la región, visitando y conociendo los secretos de los pequeños pueblos que conforman la Baronía y, sobre todo, compartiendo experiencias con gente local deseosa de mostrarnos cómo se vive en un pueblo del Baix Camp, en las montañas, pero a la vez tan cerca de la costa.

Y es que una de las cosas buenas de visitar la Baronía de Escornalbou, incluso de pasar unos días alojándose allí, es que se puede disfrutar de la tranquilidad de la montaña, de pueblos con siglos de historia y mucho encanto, rutas de senderismo, actividades deportivas y buena gastronomía, a tan sólo 20 minutos de algunas de las mejores playas de la Costa Dorada. A mi me parece un buen plan.

Largentera Pueblo 3

Ruta por los pueblos de la Baronía d’Escornalbou

Durante los tres días que estuvimos visitando la Baronía d’Escolnarbou tuvimos la oportunidad de conocer sus pueblos a través de visitas guiadas organizadas por La Teva Ruta.

Duesaigües

El primero de los pueblos que descubrimos fue Duesaigües, un tranquilo municipio cuyo principal atractivo es el Viaducto dels Masos, una espectacular obra de ingeniería que data de finales del siglo XIX y que está compuesto realmente de dos viaductos, uno de 14 y otro de 9 arcos, de ladrillo rojizo. Una parte fue volada durante la guerra civil y reconstruido posteriormente en hormigón, lo que llama la atención por su cambio de color con respecto al resto.

Viaducto De Los Masos Duesaigues 2

Viaducto de Los Masos Duesaigues

Además podemos visitar la Iglesia de Santa María, que data del siglo XIV aunque la actual es una reconstrucción, y el Museo de L’Avi, una especie de museo etnológico en el que su dueño ha recopilado una enorme cantidad de objetos del siglo pasado como herramientas de labranza y otros artículos del día a día que ya ni recordábamos o que ni siquiera habíamos llegado a conocer.

Iglesia Duesaigues

Museo De Lavi Duesaigues 2

Museo De Lavi Duesaigues 3

Museo De Lavi Duesaigues

L’Argentera

El segundo pueblo que conocimos fue L’Argentera, un bonito pueblo de montaña en el que se respira tranquilidad. El nombre del pueblo proviene de las minas de galena que los romanos explotaron en la zona.

Largentera Pueblo 1

Largentera Pueblo 2

Llama mucho la atención lo bien cuidadas que están sus calles y casas, que han respetado la arquitectura tradicional de piedra, y la cantidad de plantas y flores que llenan de color el pueblo, creando decenas de bonitos rincones en los que me encantaría quedarme a vivir.

Largentera Pueblo 4

Largentera Pueblo 5

Largentera Pueblo 6

Vilanova d’Escornalbou

Vilanova d’Escornalbou tiene mucho menos encanto que l’Argentera, por ejemplo, pero también es un pueblo que conserva su trazado medieval y por el que merece la pena pasear y conocer sus rincones, la Iglesia de Sant Joan y Cal Peirí, una bonita casa nobiliaria del siglo XVII.

Vilanova d’Escornalbou 1

Vilanova d’Escornalbou 2

Vilanova d’Escornalbou 3

Vilanova d’Escornalbou 4

L’Arbocet

Realmente se trata de una pedanía de Vilanova d’Escornalbou. L’Arbocet es un pueblo muy pequeño, tanto que sólo tiene dos calles dominadas por dos grandes torres medievales, la Torratxa, de forma redonda, y la Torre de Cal Gravat, cuadrada. Además destaca su iglesia, y poco más. Pequeño pero fotogénico.

Larbocet Pueblo 1

Larbocet Pueblo 2

Larbocet Pueblo 3

Riudecanyes

El último de los pueblos que visitamos fue Riudecanyes, donde conocimos la historia del Embalse de Riudecanyes, uno de los más antiguos de España y en el que pudimos entrar hasta sus entrañas en una experiencia que jamás habría pensado que pudiera realizar. Bajando cientos de escalones llegamos hasta la base de la presa, en el interior de sus muros, para conocer de primera mano los mecanismos que permiten su correcto funcionamiento. Recientemente se están comenzando a realizar actividades deportivas en sus aguas.

Pantano de Riudecanyes 1

Pantano de Riudecanyes 2

Pantano de Riudecanyes 3

Pantano de Riudecanyes 4

Las calles del pueblo tienen la peculiaridad de que su nombre corresponde con los días de la semana, a excepción del jueves ya que, según nos contaron, este día es uno de los más importantes de la semana y no podía pertenecer sólo a una parte del pueblo. Y visitamos también la Iglesia de San Mateo, cuyo techo renacentista es espectacular y donde tuvimos la suerte de poder subir hasta su campanario.

Riudecanyes Pueblo 4

Riudecanyes Pueblo 2

Riudecanyes Pueblo 3

Riudecanyes Pueblo 1

El Castillo de San Miguel de Escornalbou

Mención aparte merece el Castillo Monasterio de San Miguel de Escornalbou, que está también en Riudecanyes, cuyos muros albergan siglos de historias y leyendas muy auténticas. Al atardecer las vistas desde lo más alto son impresionantes, llegando incluso a verse en días claros la Costa Dorada. En su interior te transportas a otra época, pasando por el claustro o la iglesia románica, pero especialmente recorriendo las distintas estancias de la vivienda de Eduardo Toda, decoradas con mobiliario de la época para que nos hagamos una idea de cómo vivía la clase alta hace algo más de un siglo.

Castillo Monasterio de San Miguel de Escornalbou 1

Castillo Monasterio de San Miguel de Escornalbou 2

Castillo Monasterio de San Miguel de Escornalbou 3

Castillo Monasterio de San Miguel de Escornalbou 4

Castillo Monasterio de San Miguel de Escornalbou 5

Gastronomía y enología en el Baix Camp

La Baronía d’Escornalbou es tierra de buenos alimentos, y buenos vinos, y durante los tres días que estuvimos conociendo la zona pudimos dar buena cuenta de ello. Entre las experiencias gastronómicas que disfrutamos estuvo la visita a la Bodega Màs del Botó, donde conocimos las viñas de una producción vinícola completamente ecológica y degustamos los caldos que producen, acompañados de una abundante ración de embutidos de la zona y pan con tomate.

Muntanyum Degustacion Embutido Vino Mas del Boto

Otra interesante experiencia fue algo que llamaron “desayuno de tenedor”. Nada de café y tostadas, en la Baronía d’Escornalbou se desayuna entre olivos, con gran cantidad de butifarra a la parrilla, sardinas, pan y tomate, todo regado con vino. Impresionante manera de comenzar el día.

Muntanyum Desayuno de Tenedor

En el Centro de Interpretación de los Frutos del Paisaje de Ruidecanyes realizamos una cata de aceites donde pudimos comprobar las diferencias entre diferentes variedades y aprender a diferenciar un aceite de oliva virgen extra de otro de calidad inferior. Además de aprender todo lo relacionado con la producción del aceite y las avellanas de la comarca.

Y por supuesto las comidas y cenas en algunos de los restaurantes de la Baronía d’Escornalbou:

Restaurante Cunirri

En Cunirri comimos dos veces durante nuestra estancia en la Baronía d’Escornalbou, y puedo decir que realizan comida casera de gran calidad. Entre otros platos típicos de la zona probamos la Butifarra, ensalada de Bacalao, Escalivada, y postres increíbles como Buñuelos de manzana con crema catalana. Cuentan ya con 20 años de experiencia y ofrecen menús diarios a 10€ entre semana, 18€ los fines de semana.

Muntanyum Restaurante Cunirri Duesaigües

Restaurante El Corral

Ubicado en Riudecaynes, el Restaurante El Corral tiene una decoración mucho más moderna y ofrece una cocina más sofisticada con ingredientes de la zona. Entre las delicias que comimos con vistas a las montañas había un Carpaccio de Bacalao, Merluza, Meloso de Ibérico y Mousse de Crema Catalana. Los precios de sus menús van desde los 13€ entre semana a los 25€ del fin de semana

Muntanyum Restaurante El Corral Riudecanyes

Restaurante Menjars L’Argentera

Es una especie de local donde se realizan diversas actividades del pueblo, pero en la planta superior tienen un salón donde se come muy bien. Aquí pudimos reponer fuerzas tras un largo día caminando con una Ensalada con queso de cabra, Carpaccio de bacalao y de ternera, Sepia con albóndigas caseras, Flan de huevo y Crema Catalana.

Muntanyum Restaurante Menjars Argentera

Actividades deportivas

En la Baronía d’Escornalbou es posible realizar actividades deportivas de todo tipo, por lo que si eres de los que viaja buscando un lugar tranquilo pero en el que puedas hacer rutas de senderismo para todos los niveles, paseos a caballo o en bicicleta, o incluso subir puertos de montaña. ¡Hasta yo me animé a montar en un caballo!

Por si te interesa, puedes contactar con Hípica Escornalbou o Mediterrania Cycling Tours

Rutas a caballo en el Pantano de Riudecanyes
Montse Delgado, del blog Els Petits Viatgers, montando a caballo

Dormir en la Baronía d’Escornalbou

En un entorno como este, con pueblos de montaña rodeados de historia y naturaleza, lo ideal es pasar dos o tres noches en una casa rural. Son varios los alojamientos de este tipo que hay en la zona, pero nosotros pasamos dos noches en Casa Rural l’Argentera, una casa grande, dividida en apartamentos con todas las comodidades y con unos dueños que se preocuparon en todo momento de que nuestra estancia fuera perfecta.

Casa Rural Argentera

Casa Rural L'Argentera 1

Casa Rural L'Argentera Baronía d'Escornalbou