Hace nada que he regresado de mi viaje de cinco días por La Palma, y ya echo de menos todo lo que conocí y viví allí. La Palma con Sabor no fue una escapada típica de caminar por la naturaleza y pueblos con encanto, aunque también hubo un poco de eso, pero fue sobre todo un viaje al centro de la gastronomía de la isla, a conocer cómo se come y cómo se cocina, cultiva y recolecta.

La Palma con Sabor nos llevó a conocer las entrañas de la alimentación de la Isla Bonita, a descubrir plantaciones ecológicas de plátanos, y a su dueña, Martina, una mujer que ha revolucionado la agricultura de la isla; o a Fran y sus fascinantes historias en su PlatanoLógico. Con Pedro recolectamos y preparamos platos ecológicos. Degustamos miel y vino de pequeñas empresas que han prosperado en lugares complicados gracias a su esfuerzo y dedicación. Conocimos a Doña Quiteria y su manera de elaborar galletas con alegría. Visitamos el agromercado de Breña Alta dónde pudimos conocer también una pizca de la artesanía tradicional palmera. Y nos pusimos las botas en un encuentro enogastronómico en el que además de buena bebida y buena comida había un ambiente festivo que invitaba a quedarse hasta que el cuerpo aguante.

Agricultura Ecologica La Palma
Una muestra de la Agricultura Ecológica en La Palma

La Palma con Sabor
Todo el día entre fogones en La Palma, en esta ocasión cocinando plátanos para unas tortitas

En definitiva, como ya se intuía viendo el planning del viaje, comimos y bebimos como si no hubiera mañana, y eso nos hizo conocer la isla de La Palma de una forma muy diferente que nos hizo engancharnos y enamorarnos de ella hasta el punto de no querer regresar a nuestras ciudades de origen. Esto es, a grandes rasgos, y sin hablar de lo más importante que fue la maravillosa gente que me acompañó durante esos cinco días, lo que fue La Palma con Sabor.

Bloggers Conociendo a Martina
Bloggers recolectores en el huerto de Martina
Bloggers La Palma Con Sabor
Bloggers en el Mercado de Breña Alta haciendo lo que mejor saben hacer: contar al mundo lo bien que están comiendo en La Palma

¿Qué es La Palma? Pongámonos en situación

La Palma es una pequeña isla perteneciente a las Islas Canarias. Una isla con forma de corazón, con sus volcanes, sus playas negras, su naturaleza de increíbles y verdes paisajes, y sus parques naturales. Un pequeño trozo de tierra, rodeado de un vasto océano, en el que viven unos pocos miles de personas y en donde se cultivan alimentos de una forma muy especial. Hablo de plátanos, uvas u hortalizas que luego se transforman en exquisitos platos que convierten a La Palma en la isla del sabor. Pero también es una isla de vinos y licores, de dulces y mieles, de cereales y salsas, de pescados y carnes. No cabe la menor duda de que La Palma es muy sabrosa.

Volcanes de La Palma
Volcanes de La Palma
Atardecer Sallinas Fuencaliente La Palma
Atardeceres fotogénicos en las Salinas de Fuencaliente

¿A qué sabe La Palma?

Esta es la gran pregunta que todos nos hacíamos hace unos meses. El ShowCooking al que tuve la suerte de asistir en Madrid fue solo un pequeño aperitivo de lo que serían cinco intensos días en La Palma probando lo mejor de la gastronomía y conociendo a algunas de las personas que hacen posible que esta isla sea, a día de hoy, un ejemplo a seguir en cuanto a ecología y respeto por el medio ambiente.

Plantación ecológica La Palma Martina
Con escenas así, es fácil pensar que todo lo que se produce en el huerto ecológico de Martina ha de estar buenísimo

En La Palma descubrimos que una pequeña isla puede albergar infinidad de sabores y texturas, prueba de ello fueron las comidas o cenas en restaurantes como El Chinchal de el Arco, El Jardín de la Sal, o el Duende de Fuego, donde la creatividad de Mónica, Juan Carlos y Pedro, sus chefs, pueden convertir un ingrediente en una creación única e incluso estelar. ¿Preparados para comer polvo de estrellas o arroz teñido de rojo? ¡Viva la cocina creativa y ecológica!

Jardín de la Sal
Sin palabras nos quedamos cuando tras una cena cósmica abrimos el postre en el Jardín de la Sal
Arroz Rojo Restaurante Duende Fuego
El impactante y sabroso arroz rojo del restaurante Duende de Fuego
El Chinchal de el Arco
Una de las creaciones de Mónica en El Chinchal de el Arco

Y hablando de sabores, ¿a qué sabe el gofio? ¿y si lo mezclas con leche? ¿y si hacemos un postre con él? En el Museo de interpretación del Gofio del Molino de las Tricias, al norte de La Palma, nos enseñaron que en La Palma son expertos en crear cientos de sabores y texturas de pequeñas cosas como este cereal molido y tostado. Además tuvimos la oportunidad de conocer la historia de este alimento tan esencial para sus habitantes, también muy usado en las demás islas, y hasta de moler como se hacía antaño.

Gofio Molino de las Tricias La Palma
Cereales que se convertirán en Gofio
Molino de las Tricias
El Molino de las Tricias y su museo del Gofio

Pero los palmeros también son capaces de producir grandes cantidades de una salsa que mezcla un poco de aceite y pimiento, entre otras cosas, que se llama Mojo y que acompaña a la perfección a casi cualquier alimento. ¿Queso con Mojo Picón? Yo me volví loco comiéndolo, y con Papas arrugás.

Mojo Picón La Palma
Mi sabor favorito de La Palma tras el queso fue el Mojo Picón. Mezclar los dos rozaba la perfección
Papas Arrugás
Papas Arrugás listas para ser devoradas

¿Y qué me decís del plátano? Los Palmeros tienen plátanos para alimentar a medio mundo, y bien ricos que están. Por donde mires cerca de la costa encontrarás plantaciones de esta fruta que se puede comer de postre, en batidos o acompañando cualquier plato. Plátano de Canarias, sí, como dicen en la tele, pero si es de La Palma mucho mejor.

Plátanos del Platanologico
Plátanos de Canarias, Plátanos de La Palma
Plataneras La Palma
No sé a los demás, pero a mi me encantaron las flores de las Plataneras

Teniendo el mar tan a mano es lógico pensar que tienen acceso a pescado fresco de máxima calidad. Prueba de ello fue la cena en el restaurante Casa Goyo, un lugar peculiar que no deja indiferente por su comida marinera.

Pescados de La Palma
Pescado palmero con forma de Isla Bonita

El vino y el ron tuvieron también un papel importante en nuestra visita a la Isla Bonita. Probamos vinos tintos, rosados y blancos, afrutados y espumosos, incluso vino de tea. Lo más llamativo fue conocer la historia de Victoria, de Bodegas Matías y Torres, quien poco a poco ha conseguido llevar su pequeña bodega familiar a los mercados de medio mundo, con muchísimo esfuerzo. Pero también degustar el Rosado de Viñarda y otros caldos de la D.O. Vinos de La Palma.

Vinos La Palma
Todo listo para la cata de vinos, a cuál más rico
Vinos de La Palma
Aquí tenemos a Miguel, blogger y modelo por un día, con uno de los ricos vinos de Matías y Torres

Pero lo que a mi me conquistó de verdad fue el queso. Queso de cabra artesanal rico como ningún otro queso que haya probado antes. No bromeo cuando cuento que cuando visitamos la quesería de Luna de Awara me pude comer medio kilo de este rico manjar. Pero es que estaba muy bueno, y uno es débil con las cosas del buen comer.

Quesos en Luna de Awara
Quesos y más quesos en Luna de Awara
Quesos en Luna de Awara
Rico queso palmero listo para degustar

A todo esto le puedes añadir un buen punto de sal de las Salinas de Fuencaliente, un poco de miel, un chupito de Ron Aldea y unos dulces tradicionales y artesanales. Este mix de alimentos, colores, sabores y texturas es La Palma con Sabor.

Miel de La Palma
Mieles de todos los colores y sabores

Y para terminar os dejo con un par de fotos de dos de los personajas más peculiares que tuvimos la suerte de conocer en La Palma. Fran, del PlatanoLógico, haciendo una “cesarea” a una platanera, y Doña Quiteria, la señora que no para de reir mientras hace galletas, normal que le salgan así de ricas.

Doña Quiteria La Palma
Si Doña Quiteria tuviera redes sociales tendría miles de fans
Platanologico La Palma
Fran en plena operación con su cuchillo y su buen humor

En este viaje, además de conocer a gente fascinante de La Palma, tuve la suerte de estar acompañado por más gente maravillosa como Miguel, Luís, Carla, Natalia, Virginia, Regi, Marta y Patricia, a quienes se unieron Mauxy y Carlos, y por supuesto de Javi y Javi, quienes se encargaron de dar vida a todo el proyecto y a quienes he de dar las gracias por todo.