Catedral de Palma de Mallorca

Las catedrales suelen ser visitas obligadas en cada ciudad. Las hay más bonitas, otras no tanto, pero siempre merece la pena pasar un rato dentro de ellas, especialmente en las que te dejan sacar fotografías, que son pocas. Difícil sería elegir la más bonita, hay grandes catedrales en nuestro país y algunas de ellas no son demasiado conocidas, o al menos para mi no lo son. Un ejemplo de las menos conocidas para mi era la Catedral de Palma de Mallorca, esa ciudad que pude conocer y disfrutar hace un mes en el Blogtrip #PalmaTip, y que tan buenos recuerdos me ha dejado.

Lo primero que llama la atención de la Catedral, conocida en mallorquín como La Seu, es su gran tamaño: 121 metros de largo y 55 de ancho. La mires desde donde la mires te parecerá grandiosa, sobretodo en altura, siendo una de las más altas del gótico europeo. Además, según dicen, tiene el rosetón de mayor tamaño entre las catedrales góticas europeas, llamado “el ojo del gótico”, que mide unos 150 metros cuadrados.

Puerta de la atedral de Palma de Mallorca

Roseton de la Catedral de Palma de Mallorca

Farolas en la Catedral de Palma de Mallorca

Fachadas de la Catedral de Palma de Mallorca

Una vez te introduces en su interior, primero atraviesas algunas salas con varios objetos religiosos, pero en cuanto cruzas la puerta que da acceso a la nave central y ves sus altísimas columnas octogonales elevándose hasta llegar donde reposan los nervios de la bóveda de crucería, sus estilizadas vidrieras por las que se cuela gran cantidad de luz, y su gran rosetón, seguramente te pase como a mi, que quedé boquiabierto durante un rato observándolo todo durante unos instantes hasta que por fin me decidí a coger la cámara y comenzar a hacer fotos.

Interior de la Catedral de Palma de Mallorca

Interior de la Catedral de Palma de Mallorca

Interior de la Catedral de Palma de Mallorca

Vidrieras de la Catedral de Palma de Mallorca

En noviembre, y durante los primeros días de febrero, en días luminosos, y a primera hora de la mañana, la luz del Sol se cuela por el gran rosetón atravesando toda la catedral en todo su largo, para reflejarse en la pared opuesta, justo debajo del otro rosetón, creando un espectacular efecto de colores que espero poder ver algún día.

Rosetón de la Catedral de Palma de Mallorca

Rosetón de la Catedral de Palma de Mallorca

Techos de la Catedral de Palma de Mallorca

Rosetón de la Catedral de Palma de Mallorca

Vidrieras de la Catedral de Palma de Mallorca

Durante la travesía hasta la isla para su conquista por Jaume I, un fuerte temporal puso en jaque a la flota aragonesa, quien prometió a Santa María construir una gran catedral en su honor si los libraba de la muerte y los conducía hasta Mallorca para poder conquistarla. Puesto que se salvaron, y tras la batalla, el rey conocido como “El Conqueridor” o conquistador en español cumplió su promesa derruyendo la antigua mezquita de Medina Mayurca, y edificando en su lugar La Seu, junto al Mar Mediterráneo. Las obras se prolongaron durante los siglos XIII y XIV, aunque su acabado definitivo no llegó hasta el año 1601.

Paredes de la Catedral de Palma de Mallorca

Paredes de la Catedral de Palma de Mallorca

Altar de la Catedral de Palma de Mallorca

Altar de la Catedral de Palma de Mallorca

Ya en el siglo XX, Gaudí realizó una serie de cambios en la Catedral, como la eliminación del coro central, que fue dividido y trasladado a los laterales, la colocación de varios elementos modernistas por todo el edificio, la creación de un púlpito nuevo, y un baldaquino similar al que diseñó para la Sagrada Familia.

Baldaquino de la Catedral de Palma de Mallorca

Baldaquino de la Catedral de Palma de Mallorca

Baldaquino de la Catedral de Palma de Mallorca

Baldaquino de la Catedral de Palma de Mallorca

Baldaquino de la Catedral de Palma de Mallorca

Baldaquino de la Catedral de Palma de Mallorca

Interior de la Catedral de Palma de Mallorca

Y recientemente, entre los años 2001 al 2006, Miquel Barceló realizó una pared cerámica policromada de unos 300 metros cuadrados en la Capilla del Santísimo de la Catedral, situada en el ábside lateral derecho de la cabecera, recreando escenas bíblicas como la multiplicación de los panes y los peces o las bodas de Caná. Y también se han añadido varios elementos decorativos como el árbol de los santos de Mallorca.

Capilla del Santísimo de Miquel Barcelo

Capilla del Santísimo de Miquel Barcelo

Capilla del Santísimo de Miquel Barcelo

Capilla del Santísimo de Miquel Barcelo

Espero que la próxima vez que vaya a Palma, pues pienso volver, haga un día más soleado y pueda disfrutar más del espectáculo de luz y color que se crea con la luz del mediterráneo entrando por las vidrieras de esta catedral tan bonita.

Columnas en la Catedral de Palma de Mallorca

Rosetón de la Catedral de Palma de Mallorca

Techos de la Catedral de Palma de Mallorca

Decoración de la Catedral de Palma de Mallorca

Arbol de los Santos de Mallorca

Techos de la Catedral de Palma de Mallorca 3

Sigue todas las escapadas en Twitter, Facebook , Instagram o Google Plus. No te lo pierdas!