Pas de la Casa

Uno de los principales destinos de toda Europa para una escapada de esquí es Andorra, con más de 300 kilómetros de pistas de todo tipo repartidas entre sus dos grandes estaciones, Grandvalira y Vallnord, lo que lo convierten en un auténtico paraíso para los amantes de este deporte invernal.

De entre todas las poblaciones del país, una de las más típicas para los amantes de la nieve y el esquí es Pas de la Casa. No es el pueblo que más conozco, pues queda algo apartado del resto del país y siempre me he movido más por las otras zonas, pero me ha llamado la atención desde la primera vez que la visité. Todo en Pas de la Casa está muy enfocado al turismo, con gran cantidad de restaurantes y hoteles, además de tiendas de ropa y otros productos como tabaco o alcohol, lo que le convierte también en destino de compras para los franceses que viven cerca y quieren ir a comprar productos baratos a Andorra. Tal vez es demasiado turística para mi gusto, tanto que parece que hace cuatro o cinco décadas ni existiera, pero tiene su encanto.

Nieve en Pas de la Casa

Nieve en Pas de la Casa

Nieve en Pas de la Casa

Nieve en Pas de la Casa

Pas de la Casa, la capital del norte de Andorra

Pas de la Casa hace frontera entre Francia y Andorra y, aunque apenas tiene una población de 2400 habitantes, es mucho más grande en extensión de lo que parece ya que hay muchos edificios de hoteles, centros comerciales, tiendas y aparcamientos. Es el único pueblo que está orientado hacia la cara norte de los Pirineos. Además está a unos 2080 metros de altitud, lo que garantiza mucha y buena nieve durante toda la temporada, pero también de vez en cuando niebla y mal tiempo en cualquier época del año.

Pero lo realmente bueno de Pas de la Casa para los amantes de los deporte de nieve es que tiene el acceso a las pistas de GrandValira en una de sus calles principales, por lo que no hace falta desplazarse montaña arriba en busca de la nieve. Es normal ver esquiadores con todo el equipo preparado para lanzarse a las pistas caminando por la calle, tomando un café para entrar en calor o comiendo en los muchos restaurantes turísticos de Pas de la Casa.

Nieve en Pas de la Casa

Nieve en Pas de la Casa

Nieve en Pas de la Casa

Nieve en Pas de la Casa

La última vez que viajé a Andorra, en 2013, coincidió con la preapertura de las pistas de GrandValira, unos días en los que se permite esquiar a los residentes de Pas de la Casa y determinadas personas invitadas, un par de semanas antes de la apertura oficial de la temporada de esquí. Yo nunca he esquiado, pero me gusta la nieve y fotografiar a los esquiadores en sus descensos por las pistas. Tal vez algún día me anime a probarlo.

Cómo llegar a Pas de la Casa

Para llegar a Pas de la Casa por carretera hay dos opciones. La primera desde Francia, por el Col de Puymorens o pagando el peaje del túnel de Puymorens cuyo precio es de 4,80€ o 7,30€ ida y vuelta. La segunda atravesando Andorra de punta a punta. Para esta segunda opción hasta hace unos años no quedaba más remedio que subir el Puerto de Envalira, que aunque era una carretera amplia y bien cuidada, no dejaba de tener un montón de curvas y cuestas, y la mayor parte del invierno era necesario el uso de cadenas para atravesarlo.

Por suerte Andorra se está modernizando a marchas forzadas y desde hace unos años es posible llegar a Pas de la Casa por el túnel de Envalira, que es de peaje y cuesta 6,60€ por trayecto. Obviamente habiendo túnel ya no limpian la carretera con la misma frecuencia por lo que hay que pagar casi obligatoriamente.

Nieve en Pas de la Casa

Nieve en Pas de la Casa

Nieve en Pas de la Casa

Nieve en Pas de la Casa

Los pueblos que forman parte de la estación de esquí Grandvalira

La estación de esquí GrandValira está formada por las antiguas estaciones de Grau Roig y Soldeu El Tarter, que se fusionaron el año 2003. Los pueblos que tienen acceso a las pistas y en donde puedes alojarte para esquiar en Grandvalira, además de Pas de la Casa, son:

Encamp

Es una de las poblaciones más interesantes del país pues tiene varias iglesias románicas como San Miguel de la Mosquera, Santa Eulalia, Iglesia de San Román, San Marcos y Santa Maria, San Jaime de Cortals y San Felipe. Cuenta además con museos como el Museo Nacional del Automóvil o el museo Etnográfico Casa Cristo, pero también por ser punto de partida de algunas de las rutas de senderismo más visitadas para conocer la naturaleza en Andorra.

Canillo

Además de esquí, en la parroquia de Canillo está el Palacio de Hielo de Andorra, el Santuario de Nuestra Señora de Meritxell, un interesante edificio del que hablaré próximamente, y la iglesia románica de San Juan de Caselles. Pero adentrándonos por sus calles y alrededores podemos descubrir algunas muestras de su pasado ganadero.

Santuario de Meritxell en Andorra

Soldeu

Pertenece a la parroquia de Canillo y durante el invierno se dedica casi en exclusiva al esquí, con escuelas de este deporte, de snowboard, y acceso directo a las pistas de Grandvalira. También tiene gran cantidad de apartamentos, hoteles y restaurantes.

El Tarter

Como Soldeu, perteneciente a la parroquia de Canillo y está muy enfocado al turismo de invierno y nieve, aunque más orientado a la familia.

Subir a la Estación de Esquí Grandvalira con el Funicamp

Para conseguir que todas las zonas esquiables sean más accesibles se han construido gran cantidad de telesillas y algunos telecabinas. De todos ellos, el que más me gusta es el Funicamp, que transporta pasajeros desde Encamp hasta lo alto de Grau Roig.

Subiendo a GrandValira en el Funicamp

Subiendo a GrandValira en el Funicamp

Subiendo a GrandValira en el Funicamp

Subiendo a GrandValira en el Funicamp

Información, precios y horarios del Funicamp

Precio del Funicamp: 10€ ida y vuelta, gratuito con el Forfait de Temporada
Horario de verano
Meses de julio y septiembre de martes a domingo.
Agosto lunes a domingo.
De 10:00 a 17:00 horas.
Horario de invierno
Abierto todos los días de 8:45 a 17:00 horas.
Aparcamiento gratuito la primera hora en el Parking del Funicamp.
Desde arriba se pueden realizar diversas actividades como senderismo y rutas en 4×4.

Tengo vértigo y no soporto las alturas. Sin embargo me encanta subirme a cualquier medio de transporte en el que poder hacer fotografías desde las alturas, y los teleféricos son ideales para esto. Tanto en ciudad como en montaña. Los telesillas los llevo un poco peor, pero también me gustan. Lo que tengo claro es que si hay un sitio en el que me gusta subir a estos medios de transporte es en Andorra ya que los paisajes que se ven son espectaculares.

Subiendo a GrandValira en el Funicamp

Subiendo a GrandValira en el Funicamp

Subiendo a GrandValira en el Funicamp

Subiendo a GrandValira en el Funicamp

Hacía años que no subía, y lo echaba de menos. Las vistas desde allí arriba son muy especiales y nunca lo había hecho en invierno, por lo que siempre lo había visto todo verde, no blanco. Eso sí, también hace mucho frío. Todo el mundo va con ropa apropiada para esquiar y subir con la misma vestimenta que usarías en la ciudad sería un disparate. Así que hay que abrigarse bien, sobre todo es recomendable llevar un gorro y algo que proteja bien cuello y orejas, pues fácilmente puede hacer 10 grados menos y el viento, aunque sea suave, está helado.

Subiendo a Grand Valira en el Funicamp

Subiendo a Grand Valira en el Funicamp

Subiendo a Grand Valira en el Funicamp

Más info sobre Andorra en la web oficial de Turismo de Andorra, y en su Facebook.

Índice del viaje a Andorra

1 – Decían que el sábado iba a nevar en Andorra
2 – Andorra, quien te ha visto y quien te ve
3 – Excursión invernal al Lago San Mauricio
4 – La Carretera del Coll de la Botella en Andorra
5 – Comer en Andorra: El Restaurante L´Eulari de Pal
6 – Pas de la Casa, Grandvalira y el Funicamp en Andorra
7 – El Lago de Engolasters y su iglesia románica en Andorra
8 – Os de Civís, el pueblo español al que sólo se llega desde Andorra