Viajar por la Carretera Austral durante dos semanas me llevó a conocer algunos de los paisajes más bonitos que he visto nunca, viviendo experiencias y aventuras que siempre recordaré y que poco a poco iré contando en el blog. Pero además, durante esos 14 días tuve la oportunidad de pasear por algunos de los pueblos que unen la famosa carretera, como Coyhaique, Chaitén, Puerto Aysen, Villa O’Higgins, o Caleta Tortel.

Qué ver y hacer en Caleta Tortel
Pasarela que va desde el aparcamiento hasta la orilla
Qué ver y hacer en Caleta Tortel
Casitas bonitas de Caleta Tortel

Qué ver y hacer en Caleta Tortel
Pasarelas casi infinitas unen las distintas zonas del pueblo

Tortel, el pueblo bonito de la Carretera Austral

Tras casi una semana de viaje por la Carretera Austral en la que pude conocer pueblos muy auténticos como Puyuhuapi o Puerto Guadal, por fin llegué a Caleta Tortel, uno de los lugares que más me apetecía conocer en toda la zona por su peculiar forma y sus famosas pasarelas, y que es sin duda el pueblo que más llama la atención a cualquier viajero que ande de visita por estas latitudes. Está situado a unos 1130 kilómetros al sur de Puerto Montt, 126 kilómetros desde Cochrane y 152 kilómetros desde Villa O’Higgins. Aunque la Carretera Austral une directamente Cochrane con Villa O’Higgins, a mitad de camino hay un ramal de unos 23 kilómetros que llevan hasta Caleta Tortel y que fue construido en el año 2004. Hasta entonces, la única forma de llegar hasta allí era en barco.

Qué ver y hacer en Caleta Tortel
Tortel y las montañas nevadas al fondo
Qué ver y hacer en Caleta Tortel
Una pequeña tienda a la entrada de Tortel
Qué ver y hacer en Caleta Tortel
Un barco pesquero en las aguas de Tortel

Tortel es un pequeño conjunto de casas que se extienden por la orilla del fiordo y cuya principal característica es que cuando llegas hasta la entrada de la población, hay que dejar cualquier vehículo estacionado y olvidarse de el hasta que decidamos tomar el camino de regreso. Mientras tanto, el tiempo que estemos en Caleta Tortel lo pasaremos caminando sobre pasarelas de madera de ciprés que unen las decenas de casitas de colores que lo componen, muchas de ellas en palafitos sobre el agua y otras en la ladera de la montaña en un entorno casi selvático. Lo malo de esto es si vas con una maleta de ruedas, como era mi caso, pues las ruedas se enganchan continuamente en los tablones y las muchas subidas y bajadas de escaleras son terribles si vas cargado. Bonito, pero mejor con mochila.

Qué ver y hacer en Caleta Tortel
Pequeñas embarcaciones pesqueras
Qué ver y hacer en Caleta Tortel
Pasarelas sobre el agua para comunicar distintas zonas de Tortel
Qué ver y hacer en Caleta Tortel
Más pasarelas sobre el agua

No es un pueblo con mucha vida, apenas viven unos 500 habitantes permanentes y fuera de temporada alta apenas hay gente por la calle. Tampoco están especialmente preparados para el turismo, hay que recordar que hasta que se abrió la carretera casi ningún turista se aventuraba a llegar hasta allí. Desde entonces, poco a poco se han ido abriendo al mundo del turismo y son varios los hoteles y restaurantes que funcionan en el pueblo, además de pequeñas empresas que organizan tours a los sitios de interés en los alrededores. Pero fuera de temporada es fácil llegar y no encontrar un restaurante abierto o con provisiones para servir comidas.

En un gesto por mejorar las infraestructuras para atraer más turistas, en el año 2012 se mejoraron cerca de 1000 metros de pasarelas y se construyeron varios miradores cubiertos dentro del propio pueblo.

Qué ver y hacer en Caleta Tortel
Vistas de la Pasarela Costanera
Qué ver y hacer en Caleta Tortel
Casas en medio de la frondosa vegetación de Tortel
Qué ver y hacer en Caleta Tortel
Pasarelas en una zona más alta de Tortel
Qué ver y hacer en Caleta Tortel
Escaleras y más escaleras en las pasarelas

En Caleta Tortel casi siempre llueve, y no es ninguna exageración. Me contaron que durante el año más de 300 días cae lluvia y es realmente complicado encontrar un día despejado. Nada más hay que ver las fotos para darse cuenta de que el día era totalmente gris, y durante la mañana que pasé allí antes de partir hacia Villa O’Higgins estuve casi todo el tiempo caminando bajo una lluvia moderada. De todas formas, a mi los días grises me resultan bastante interesantes porque las nubes se convierten en una gigantesca caja de luz que aunque tenue, ilumina todo de forma uniforme y evita las sombras tan molestas en ocasiones en algunas fotos.

Qué ver y hacer en Caleta Tortel
Nubes bonitas sobre Tortel
Caleta Tortel
Con nubes así, ¿quién quiere un cielo azul para sus fotografías?

¿Qué ver y hacer en Caleta Tortel?

Al hacer un recorrido tan largo por la Carretera Austral durante dos semanas, tiempo en el que quería ver demasiadas cosas, no pude dedicar más de una tarde y media mañana a visitar el pueblo. Me habría gustado poder visitar alguno de los fantásticos lugares a los que se puede llegar desde aquí Caleta Tortel, pero habría tenido que sacrificar otras cosas no menos interesantes a lo largo del camino. Estos son algunos de los lugares que me perdí, algunos de ellos realmente impresionantes:

Glaciar Jorge Montt

El Glaciar Jorge Montt es uno de los principales glaciares que forman el Campo de Hielo Patagónico Sur. Para llegar hasta allí hay que navegar unas tres o cuatro horas en un recorrido de gran encanto entre fiordos, en el que se pueden divisar gran cantidad de mamíferos y aves marinas y en cuyo último tramo se navega entre témpanos de hielo fruto del constante retroceso de la masa de hielo, que desaparece a un alarmante nivel de un kilómetro por año.

Una pena no haber podido visitarlo, al paso que va tal vez en mi próximo viaje a la Patagonia ya no sea posible hacerlo.

Glaciar Steffen

Si el anterior era la entrada al Campo de Hielo Sur, el Glaciar Steffen lo es del Campo de Hielo Patagónico Norte. Uno de los glaciares más inaccesibles de toda la Patagonia pues para llegar hasta él hay que navegar durante unas cuatro o cinco horas, primero por la desembocadura del Baker y luego por la Bahía del Ventisquero Steffen. Una vez en la bahía, se navega también junto a cientos de grandes bloques de hielo desprendidos del glaciar, para llegar finalmente al río Huemules y los frondosos bosques que rodean al glaciar.

Esta excursión es cara y difícil de hacer. Alguna vez leí que era posible hacer noche dentro de la bahía, en la casa de unos descendientes de los primeros pobladores de la región que aún viven allí, y conocer de primera mano la historia de toda la región.

Caleta Tortel
“Se hacen” viajes desde Caleta Tortel

Isla de los Muertos

Se trata de uno de los lugares más misterioros de todo el sur de Chile. La Isla de los Muertos, formada en plena desembocadura del río Baker, tiene un pasado muy oscuro en el que, según se cuenta, murieron más de un centenar de trabajadores hace algo más de un siglo. Aunque no se ha podido probar nada de todo esto, al parecer estos trabajadores fueron llevados hasta la zona con intención de abrir un camino que uniera lo que ahora es Tortel con Argentina, pero por razones desconocidas comenzaron a enfermar y morir, siendo enterrados en la isla. Se dice que fueron envenenados por la empresa para no pagar su salario, pero también que fue accidentalmente a causa de comida en mal estado, en cualquier caso una historia bastante tétrica para un lugar al que ahora se realizan visitas turísticas para ver un cementerio en el que tan sólo quedan 33 de las 120 cruces que se contaron a mitad del siglo XX.

Para llegar hasta allí hay que navegar unos 15 minutos desde Caleta Tortel y no resulta económico si no se junta un grupo, lo cual en temporada baja no es fácil.

Miradores del Cerro de Tortel

Lo que sí hice durante mi estancia en Tortel, además de subir y bajar cientos de peldaños de madera y recorrer pasarelas, fue caminar por un sendero que sube hasta unos miradores en lo alto del cerro donde se asientan la mayoría de casas del pueblo. Desde la rotonda de estacionamiento a la entrada del pueblo, donde está el punto de información turística, se toma una pasarela que lleva hasta las últimas casas en sentido contrario al fiordo, y desde allí se toma un pequeño camino que va subiendo sobre tablas de madera para evitar múltiples zonas encharcadas. Una vez arriba, se puede contemplar la desembocadura del río Baker, la Isla de los Muertos y el Fiordo Mitchell, además de montañas y cascadas a lo lejos.

Qué ver y hacer en Caleta Tortel
Tablas de madera de camino a los miradores
Qué ver y hacer en Caleta Tortel
La desembocadura del Baker desde lo alto del cerro
Qué ver y hacer en Caleta Tortel
La entrada a Tortel, con su rotonda y aparcamiento, vista desde la subida al cerro

No cabe duda de que Caleta Tortel es un lugar especial que sirve como puerto de entrada al Campo de Hielo Patagónico Norte y al Campo de Hielo Patagónico Sur, dos grandes masas de hielo que forman la tercera extensión de hielo más grande del planeta después de la Antártida y Groenlandia, y a la que pertenecen glaciares tan conocidos como el Perito Moreno, Exploradores, Grey, San Rafael, O’Higgins, y por supuesto los ya mencionados Jorge Montt y Steffen.

La parte menos bonita de Caleta Tortel

Aunque el pueblo es realmente bonito y me habría quedado en él varios días, hay algo que no me gustó. Se trata de la suciedad que se acumula debajo de las casas, llegando a provocar en algunos puntos malos olores. Es una lástima que no se conserve en mejores condiciones un lugar tan mágico, y que en algunos carteles se inste a los turistas a no tirar cosas al suelo, pero no se obligue a los residentes a no almacenar trastos y basura bajo de las pasarelas o de sus propias casas.

Qué ver y hacer en Caleta Tortel
Un pequeño ejemplo de lo que hay bajo algunas casas en Caleta Tortel

A pesar de esto, es muy recomendable visitar el pueblo, pasar al menos un par de días y ver, si la lluvia y las nubes lo permiten, algún atardecer paseando por las pasarelas. Es algo único que difícilmente olvidarás.

Más información en Wikipedia.

Qué ver y hacer en Caleta Tortel
Tortel visto desde los miradores del cerro